Hora 14 Ciudad RealHora 14 Ciudad Real
Tribunales

El propietario del bazar chino reconoce que el acusado compró allí una piqueta de cocina

En la tercera sesión del juicio por el crimen de Nancy Paola también han testificado los policías nacionales que realizaron la inspección ocular del apartamento donde ocurrieron los hechos

El propietario del bazar chino ha reconocido que el acusado compró una piqueta de cortar carne en el establecimiento

Ciudad Real

En la tercera sesión del juicio que se sigue en la audiencia provincial contra Carlos Bustamante, el nombre de nacionalidad colombiana acusado de matar y descuartizar a guatemalteca Nancy Paola Reyes, este miércoles declaraban hasta 9 testigos: 2 particulares y 7 agentes de la policía nacional; entre ellos, los que participaron en la inspección inicial de la vivienda donde ocurrieron los hechos que se están juzgando que han explicado que encontraron más de una veintena de vestigios biológicos, también algún resto óseo y orgánico en la cocina y el baño de la vivienda, además de una gran mancha de sangre bajo un aparador de la cocina.

Han explicado que encontraron además salpicaduras proyectadas de sangre en la cocina, donde supuestamente su asesino la descuartizó con una piqueta y que fue comprada en un bazar chino. Su propietario ha reconocido que el acusado la compró allí. Ha dicho que fue un joven latino que llevaba muletas ( el acusado se ayudaba entonces de ellas para andar).

Más información

También allí compró guantes, bolsas grandes de basura y un carrito de la compra donde presuntamente trasladó los restos de Nancy hasta que se deshizo de ellos arrojándolos a un descampado en Santander. Se localizaron en una zona de muy difícil acceso aledaña a las vías del ferrocarril, conocida como Parque del Agua, muy cercana a la vivienda en la que presuntamente se cometió el asesinato, como explicaban los agentes responsables del levantamiento de los restos de la víctima el 17 de septiembre.

Nancy iba a acudir a un Centro de la Mujer

Tercera sesión del juicio en la que también testificaba una trabajadora social del Centro de la Mujer ANJANA de Santander, dependiente de Cáritas, que explicó que la víctima acudió presencialmente el 14 de agosto a este centro después de haber contactado con ella tras localizarla en un portal de prostitución.

Tras el encuentro de ese día concertó una nueva visita al centro el mismo 20 de agosto, que jamás se concretó. Además, ha especificado que el 14 de agosto, la víctima acudió acompañada de un hombre al que se impidió el paso a las instalaciones del centro en cumplimiento de las normas del mismo. La trabajadora social no podía confirmar si dicho sujeto se corresponde con el acusado. Según el testimonio de la trabajadora social, Nancy Paola mantuvo una conversación telefónica con el centro a las 11.00 horas durante la cuál comunicó que se disponía a ir de inmediato. Posteriormente, en torno a las 19.00 horas, después del asesinato, el centro recibió un mensaje desde el teléfono de la víctima en el que se comunicaba que no podía acudir a la cita.

Las vistas del juicio, que comenzaron el pasado lunes en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, localidad de residencia del acusado y la víctima, se extenderán hasta el próximo 21 de noviembre.

A partir de ese momento, un jurado popular compuesto por 9 personas deberá emitir un veredicto.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad