Hora 14 La ManchaHora 14 La Mancha
Actualidad

Miles de grullas visitan, durante una larga temporada, los humedales de la Mancha

David Miguélez, técnico en la Fundación Global Nature, explica en Radio Azul que el cambio climático está afectando en la migración de estas aves

Una grulla / Cadena SER

Las Pedroñeras

Tenemos visita en La Mancha, concretamente, en sus humedales. Ya podemos ver cómo en las Lagunas de Manjavacas, en Mota del Cuervo, o en el Complejo Lagunar de Pedro Muñoz, han venido a pasar el invierno miles de grullas.

A pesar de que la migración de las aves, desde el norte o centro de Europa, comienza en verano, en el caso de esta especie empiezan a llegar a la comarca de La Mancha y a Extremadura a últimos de octubre.

Lo cuenta David Miguélez, técnico en la Fundación Global Nature: "Sobre todo, en noviembre y en diciembre es el mayor contingente de grullas en las tierras manchegas, algunas para quedarse a pasar el invierno y otras hacen parada para continuar su viaje hasta las dehesas de Extremadura".

Hasta principios de marzo se puede disfrutas de ellas, desde la lejanía, sin molestarlas, ya que luego vuelven en primavera al centro de Europa para criar, cuando las temperaturas suben y puede haber alimento en la zona.

Aunque sí que es cierto, que el cambio climático y las altas temperaturas están cambiando su ciclo de migración.

"En el caso de la grulla, una especie muy protegida, ha tenido un aumento de su población y, sobre todo", cuenta Miguélez, "esas condiciones del cambio climático están eliminado la zona de África para invernar, en lugar de ir hasta allí, se quedan en España que el viaje es más cortito".

El cambio en la migración puede afectar a los cultivos

Estos dos factores, pueden afectar a los cultivos de cereal. Según el técnico, "las aves forman bandos de miles de ejemplares y en las zonas habituales de alimentación, pueden provocar daños puntuales en las tierras agrícolas, sobre todo porque se comen las semillas que están recién sembradas del cereal".

Y en cuanto a la sequía, Miguélez explica que, respecto a la alimentación de las grullas, la falta de agua no les afecta, pero sí a la hora de descansar, que lo hacen dentro de las lagunas y fuera de depredadores. Por ello, espera que las lluvias de noviembre aumenten el nivel hídrico de los Humedales de La Mancha.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad