Hoy por Hoy SalamancaHoy por Hoy Salamanca
Sociedad

Historias de Salamanca. Quintana, el poeta patriota

La calle que une las plazas del Poeta Iglesias y del Corrillo lleva el nombre del ilustre poeta Manuel José Quintana. La calle Quintana. Calle que antes se llamaba “Carnicerías”, por las que se encontraban a la entrada de la calle de San Pablo. Las Carnicerías Reales.

Audio Historias 10 abril 2024

Audio Historias 10 abril 2024

05:38

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1712735630675/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La calle Quintana aún conserva cierto sabor decimonónico con San Martín, la capa de casas que la cubren, y los edificios que se encuentran frente a la fachada neoclásica de esa iglesia, allí donde se recuperó el Descendimiento el Viernes Santo tras la Guerra Civil, en 1946.

Pero la calle con su nombre no es el único recuerdo que tiene Salamanca del ilustre poeta porque en la calle de Zamora se exhibe una lápida en la que también se le cita.

“El laureado poeta Manuel José Quintana vivió en esta casa propia del doctor Marciano de No, que dedica esta memoria a excitación de la comisión provincial de monumentos. Año de 1876”.

Casa que, por cierto, estuvo a un minuto de ser derribada si no llega a ser por la oposición de una parte de la ciudad.

Manuel José Quintana fue estudiante salmantino en el seminario de San Carlos y la Universidad de Salamanca.

Su presencia en la ciudad le puso en contacto con Diego Muñoz Torrero, Jovellanos o el también poeta José Iglesias de la Casa, a quien se recuerda con una lápida en su plaza, donde nace, precisamente, la calle de Quintana.

En Salamanca, Quintana, asienta su vocación literaria, que le llevaría a ser laureado como poeta nacional por Isabel II el 25 de marzo de 1855 en un acto más que solemne. Claro que hasta ese momento pasó las de Caín por la Guerra de la Independencia y el padre de la “chata” Isabel II, el “mastuerzo” Fernando VII, de infausta memoria.

Quintana, extremeño, nació el 11 de abril de 1772.

Estudio en Salamanca y comenzó a trabajar en Madrid.

En 1808 es liberal y antinapoleónico, lo que le trajo problemas… pero también le acreditó como patriota. Y patrióticos eran los textos de “España libre” y “Poesías patrióticas” de esos años de guerra, como aquel que exclamaba:

“Álzase España, en fin, con faz airada.

Hace a Marte señal, y el dios horrendo

despeña en ella su crujiente carro,

al espantoso estruendo

al revolver de su terrible espada.

Lejos de estremecerse, arde y se agita

y vuela en pos del español bizarro:

¿Fuera tiranos, grita!

Ese patriotismo chocará con el absolutismo de Fernando VII, que le encarcela, en cuanto recupera el trono. La llegada del periodo liberal le libera de la cárcel y relanza su carrera política, que vuelve a truncarse con el retorno del absolutismo del mastuerzo.

Sólo cuando Fernando VII muere conoce la paz el bueno de Quintana, que fallece en la Puerta del Sol el 11 de marzo de 1857 dejando tras de sí una extensa e intensa obra, sobre todo poética, pero también con biografías y teatro, y un recuerdo en forma de calle y lápida en Salamanca.

Sigue el canal de La SER en WhatsApp, donde encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00