Tribunales

Laura Borràs, condenada a cuatro años y medio de prisión por fraccionar contratos y adjudicarlos a dedo a un amigo

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña impone 13 años de inhabilitación por prevaricación y falsedad documental a la líder de Junts pero pide un indulto parcial para evitar que entre a prisión

Laura Borràs en un acto en el Parlament de Catalunya / David Zorrakino (EUROPA PRESS)

Barcelona

Laura Borràs, presidenta suspendida del Parlamento y líder de Junts, ha sido condenada a cuatro años y medio de prisión y 13 años de inhabilitación por fraccionar contratos y adjudicarlos a dedo a un amigo cuando dirigía la Institución de las Letras Catalanas(ILC). El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que la ha condenado por prevaricación y falsedad documental, ha propuesto al Gobierno que le conceda un indulto parcial para rebajar la pena a dos años de prisión y evitar así que Borràs tenga que ingresar en prisión, ya que considera la pena mínima "desproporcionada".

En la sentencia, de 134 páginas, los jueces consideran probado que Borràs troceó más de 330.000 euros en 18 contratos para beneficiar a un amigo, el informático Isaías Herrero, que durante el juicio confesó y aceptó dos años de prisión. Según la mayoría del tribunal, lo hizo "plenamente consciente" y "prescindiendo de todo procedimiento regular".

Según el TSJC, Borràs "rompió todos los principios que rigen la contratación pública". La sentencia señala a la presidenta de Juntos como la "responsable máxima" de las irregularidades en la ILC, puesto que fue ella quién "diseñó, decidió y ejecutó" un "contrato verbal y directo" con Herrero para beneficiarlo.

Porque los jueces piden el indulto?

Los jueces consideran probado que Borràs cometió prevaricación y falsedad documental y le imponen las penas mínimas contempladas por el código penal. En el caso de la falsedad documental, la pena más baja es de cuatro años y medio de prisión. La cuantía conllevaría el encarcelamiento de Borrás, dado que por encima de los dos años de prisión la ley no prevé la suspensión de la entrada en prisión. Los magistrados creen que se trata de una condena “desproporcionada y excesiva para la realidad que subyace en los comportamientos” de Borràs.

El tribunal entiende que Borràs no causó un "perjuicio económico" a la Institución de las Letras Catalanas, puesto que no hubo "lucro o ningún beneficio económico" ni por parte de Borràs ni de ninguna "persona relacionada con los hechos". El objetivo era beneficiar su amigo y "enmascarar" la adjudicación de contratos a dedo presentando presupuestos falsos. Sin embargo, escriben los jueces, "no consta que el conjunto de trabajos informáticos realizados y facturados por Herrero tuvieran un coste inferior al realmente satisfecho por la ILC".

El tribunal considera que el encarcelamiento de Borràs "no es necesario para evitar la comisión futura de nuevos delitos". Por eso, los magistrados piden el indulto parcial: para que la pena quede reducida a dos años y, por lo tanto, pueda ser suspendida y Borràs no tenga que entrar en la prisión. El tribunal pide que la inhabilitación de 13 años quede intacta. Se trata también de la pena mínima.

La petición de indulto en la sentencia es una posibilidad, a pesar de que es poco habitual. El Código Penal prevé que los jueces propongan el indulto "cuando la pena sea excesivamente notable, atendido el mal causado por la infracción y las circunstancias personales del reo". Unas circunstancias que se dan en el caso de Borràs, según el tribunal. Aun así, la petición de indulto, que queda en manos del Gobierno español, no se tramitará hasta de aquí unos meses, cuando el Supremo se pronuncie y la sentencia sea firme.

Laura Borràs: “Esta sentencia se una aberración jurídica”

Minutos después de que se conociera la sentencia, Laura Borràs ha defendido su inocencia y ha calificado de “aberración jurídica” la condena. "No me impedirá seguir trabajando por el único objetivo por el cual entré en política: la independencia. No podemos aceptar resignadamente esta justicia simulada. Yo no me resigno", ha manifestado Borràs en una declaración institucional desde ante el Parlamento.

La presidenta suspensa del Parlamento ha invitado los partidos a hacer una "reflexión", en clara alusión en Esquerra y la CUP, sobre si están dispuestos a "aprovecharse de los efectos de la represión" con fines partidistas. "Yo me rebelo contra la injusticia y la seguiré combatiendo. Soy una persona integra y no he cometido ningún delito", ha concluido Borràs.

Todos los partidos, menos Junts, le piden a Borràs que dimita y deje vacante la presidencia del Parlamento. En paralelo, Junts mantiene a Borràs como presidenta del partido y no ha querido pronunciarse sobre el momento en el cual se tendría que nombrar una nueva presidenta del Parlament.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00