Sociedad

La mujer de Alves declara que el futbolista volvió a casa "oliendo a alcohol, se chocó con el armario y se desplomó en la cama" la noche de la presunta violación

Joana Sanz ha recordado que su marido llegó sobre las 4:00 horas a casa, cuando ella todavía estaba despierta

Dani Alves declarará este miércoles en el tramo final de su juicio acusado de agresión sexual

La mujer de Dani Alves, Joana Sanz, sale de la Audiencia de Barcelona. / Europa Press

Barcelona

La modelo Joana Sanz, esposa del futbolista Dani Alves, ha declarado que la noche en la que su marido está acusado de presuntamente agredir sexualmente a una joven volvió "muy borracho, o sea, oliendo a alcohol".

Más información

Antes de empezar su interrogatorio, el tribunal de la Audiencia de Barcelona que juzga el caso le ha recordado que por ser su esposa podía optar por no testificar, pero ha decidido hacerlo igualmente tras ser propuesta por la defensa de Alves.

Ha afirmado que ella estaba en Barcelona después de un viaje a Tenerife del que volvió con Alves el día anterior, y que habían acordado quedar juntos esa noche, pero al final no lo hicieron porque él se quedó con los amigos con los que había quedado para comer.

Sanz ha recordado que Alves llegó sobre las 4 horas a casa, cuando ella todavía estaba despierta, y que cuando entró en el dormitorio "se chocó con el armario y una mesita, y cayó desplomado en la cama".

A pesar de que ella seguía despierta, ha afirmado que no hablaron: "No procedía hablar con él, la verdad, en el estado que llegó. Consideraba que era mejor dejarlo para mañana".

"El día después le pregunté. Se levantó supertarde, no se levantaba. Le pregunté qué había pasado y dijo que había estado con amigos", y ha explicado que durante ese día habían hablado por whatsapp hasta las 23 horas, pero al final no cenaron juntos.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00