Sociedad

Madrid carga de responsabilidad a las enfermeras y administrativos ante la ausencia de médicos en verano

El protocolo difundido por la Gerencia de Atención Primaria deja en manos de las enfermeras la toma de decisión ante las distintas actuaciones, prevé la demora de las citas y el traslado de médicos de un centro a otro

Archivo - Una sanitaria sale a atender a varias personas que hacen cola en el Centro de Salud Vicálvaro-Artilleros en el distrito de Vicálvaro / Marta Fernández - Europa Press - Archivo (EUROPA PRESS)

Madrid

La consejería de sanidad de la Comunidad de Madrid ha difundido a los centros de salud un protocolo con el que se prepara para la ausencia de médicos en verano. Se trata de una reorganización de las funciones que deja en manos de las enfermeras la toma de decisión ante las diferentes actuaciones, que prevé demorar las citas a días posteriores en caso de que sean atenciones demorables e incluso el traslado de médicos de un centro a otro en caso de una urgencia.

En este documento, al que ha tenido acceso la SER, la Gerencia admite que la Atención Primaria madrileña "sufre un déficit de MFyC (Médicos de Familia y Comunidad)". Por eso, y ante las vacaciones de verano, la Comunidad de Madrid comienza a reestructurar el servicio de salud "en función del conjunto de recursos materiales y recursos humanos existentes". Ante este contexto, escriben, "se plantea establecer un procedimiento de actuación ante situaciones en las que pudiendo precisar de la intervención de un médico de familia, éste no esté presente".

Ante la falta de personal médico "la toma de decisión final dependerá de la enfermera que haga frente a esta situación". Así, Madrid prevé tres posibles situaciones: procesos demorables, procesos no demorables y procesos de urgencia o emergencia.

En caso de que no haya un médico de familia presente en el centro de salud, si el proceso es "demorable", los pacientes "serán citados para atención en días posteriores en las agendas de medicina del centro".

En el caso de que sea un proceso que requiera una atención ese mismo día, el servicio de enfermería del centro realizará la atención o derivará al paciente a otro centro de salud ."Las enfermeras del centro de salud atenderán aquellas situaciones en las que la atención no sea demorable y tras la valoración del paciente, si su problema no puede ser resuelto por la enfermera, se derivará al paciente a un dispositivo cercano".

Si es un proceso de urgencia o emergencia, la Unidad de Atención al Usuario, "llamará al SUMMA para solicitar la asistencia urgente", "comunicará con el centro más cercano asignado para solicitar la presencia de un médico" y mientras "la enfermera iniciará las actuaciones correspondientes".

'Procedimiento de actuación ante la ausencia de médico de familia en un centro de salud' al que ha tenido acceso la SER / Cadena SER

El conocimiento de este protocolo ha despertado las primeras críticas. Desde Más Madrid, el diputado Javier Padilla señala que "la Comunidad de Madrid gasta más tiempo en ver de qué manera pueden funcionar los centros de salud sin médicos que en crear unas condiciones de trabajo dignas para que quieran trabajar en ellos". Asegura Padilla que "los principales damnificados son los ciudadanos, pero también el resto de profesionales a los que se les quiere encargar unas competencias que no les corresponde".

El protocolo se recibe con preocupación en la Asociación Madrileña de Enfermería. Su presidente, Víctor Jiménez, señala a la SER que "la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid está viviendo un estado de emergencia y de alarma continuado donde únicamente se garantiza la atención sanitaria a la población con problemas de salud urgentes".

Un protocolo que "viene a recordar la capacidad resolutiva de las enfermeras de Atención Primaria"

La consejería de sanidad señala que "En todo el conjunto del Sistema Nacional de Salud existe una falta generalizada de médicos de familia lo que dificulta la cobertura de las ausencias o plazas de estos profesionales" e insiste en que se "está propiciando la contratación y cobertura de las plazas menos atractivas de medicina de familia". Además, fuentes de la consejería apuntan que "este protocolo viene a recordar la capacidad resolutiva de las enfermeras de Atención Primaria, que desde hace más de 30 años trabajan en consultas independientes de los profesionales de medicina de familia, demostrando su competencia en la prestación de cuidados, atención de procesos agudos y resolución de distintas consultas".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad