Política
DEBATE DE POLÍTICA GENERAL

Ximo Puig propone un ahorro fiscal de 150 millones solo para las rentas bajas y medias y mantiene la presión fiscal para las de más de 60.000 euros

Una nueva tarifa de IRPF, el aumento de los mínimos exentos de tributación y el aumento de las deducciones, de su importe y de los límites de renta para acceder a ellas son los ejes de la reforma fiscal para los contribuyentes de la Comunitat Valenciana

Ximo Puig en les Corts / Biel Aliño EFE

Valencia

Frente a las reformas fiscales elitistas que están anunciado otras Comunidades Autonomas, el Consell de Ximo Puig ha aprobado una reforma progresista, que beneficia a las familias con menos ingresos, que mejora la redistribución de la riqueza y la progresividad. Está pensada para reducir el impacto de la inflación únicamente en las clases medias y trabajadoras que reducirán su factura fiscal con tres medidas: una nueva tarifa de IRPF, el aumento de los mínimos exentos de tributación y el aumento de las deducciones, de su importe y de los límites de renta para acceder a ellas, son los ejes de la reforma fiscal de Puig.

Así lo ha anunciado el president en el último debate sobre el estado de la Comunitat Valenciana de esta décima legislatura y el sexto de Ximo Puig como president de la Generalitat, ya que los años en que hay elecciones no se celebra.

Beneficio para rentas medias y trabajadoras

Con esta reforma fiscal en el tramo autonómico del IRPF se beneficia exclusivamente a las rentas medias y trabajadoras de hasta 60.000 euros que son el 97,4% de los contribuyentes valencianos y valencianas, que van a ahorrarse con el conjunto de la reforma cerca de 150 millones de euros (111€/de ahorro por declaración de media). Y especialmente para los contribuyentes con una base liquidable de menos de 30.000 euros (sólo este grupo se ahorrará 101 de los 150 millones de euros que supondrá el conjunto de la reforma).

Según la Generalitat el impacto en las rentas altas, las que superan los 60.000 euros, será neutro, no se van a ver beneficiadas. Así, como ejemplo de ahorro fiscal al año, para la clase trabajadora el ahorro es de 94,45 euros, para la clase media, 67 euros y 0 euros para la clase alta.

La Generalitat señala que se siguen así las recomendaciones de los organismos internacionales como el FMI o la Comisión Europea, que han exigido un ejercicio de responsabilidad a los gobiernos, y que rechaza la bajada masiva de impuestos. Apuestan únicamente por bajadas selectivas centradas en los grupos de población más afectados por la subida de tipos o el encarecimiento de la vida por la inflación.

El president del Consell insiste "en que el debate no es ni puede ser nunca si se suben o se bajan los impuestos, sino qué impuestos se bajan, a quienes se bajan y para qué se bajan. Y el Botànic plantea una reforma donde se bajan los impuestos a las clases medias y trabajadoras, para ayudarles a hacer frente a la inflación y evitar que sean los más perjudicados, mientras les exige un esfuerzo fiscal igual al de otros ejercicios a las rentas más altas, que no tienen ningún ahorro".

Se eleva el mínimo exento de tributación personal y familiar

La Generalitat ha elevado ese mínimo exento al tope que permite la ley que es el 10% mientras que Madrid y Andalucía se ha anunciado un incremento del 4,1% y 4,3% respectivamente. Hasta ahora, cualquier contribuyente tenía un mínimo exento en su declaración de la renta de 5.500 euros, que ahora será de 6.105 euros, a los que habrá que sumar las cantidades exentas adicionales de cada contribuyente, por cada hijo, ascendiente o dependiente a su cargo y cuyos importes también se han elevado un 10%.

Así, según el Ejecutivo, se produce un doble beneficio: por un lado, permitirá que todos los ciudadanos y ciudadanas tengan mayores recursos para hacer frente al encarecimiento de los precios para garantizar su subsistencia, permitiendo que una parte mayor de sus recursos no tributen y, por otro lado, que haya 33.000 valencianos y valencianas más que pasarán a tener una cuota cero. Es decir, no pagarán nada en concepto de IRPF. De hecho, tras la reforma serán 962.000 los valencianos y valencianas con menos recursos los que no tendrán que pagar nada en el IRPF.

Incremento del importe de las deducciones y de los beneficiarios y se establecen nuevas deducciones autonómicas

El ejecutivo de Puig sostiene que la Comunitat Valenciana es ya una de las autonomías con mayor número e importe en las deducciones, una treintena, que han permitido que en los últimos años 1,3 millones de valencianos y valencianas se hayan ahorrado más de 280 millones de euros. Y ahora se adaptan al impacto de la inflación: se aumenta un 10% el importe de todas, por ejemplo, la deducción por hijo pasa de 270 euros a 300 euros) y se amplían también los límites de renta para acceder a las deducciones de la Generalitat (de 25.000 a 30.000 euros en el caso de declaraciones individuales y de 40.000 a 47.000 euros). Además, se incluyen nuevas deducciones sobre dos cuestiones clave: el acceso a la reproducción asistida para mujeres mayores de 40 años cuyos tratamientos no están cubiertos por la seguridad social hasta un máximo de 100€ y una nueva deducción para ayudar a hacer frente al incremento de los tipos de interés en hipotecas suscritas a partir del 1 de enero de 2014, hasta un máximo anual de 100 euros.

El President reitera que estas medidas "nos situarán a la cabeza de la progresividad de este impuesto y de la redistribución de la riqueza, principios básicos en los que deben basarse los impuestos. Nuestro objetivo es y debe ser siempre garantizar unos servicios públicos de calidad y una cobertura adecuada para todas aquellas familias con menos recursos, defendiendo la igualdad de oportunidades y, para ello, el mayor esfuerzo fiscal debe recaer en las rentas más altas, mientras aliviamos aún más la factura impositiva de las rentas medias y trabajadoras". Ejemplo de ello es que la Generalitat va a mantener de forma íntegra el Impuesto sobre el Patrimonio, que, a diferencia del IRPF, únicamente tienen que pagar los 27.000 valencianos más ricos, el 0,48% de los contribuyentes. Un impuesto por el que la Generalitat recaudará este año cerca de 200 millones de euros

El Gobierno central pide responsabilidad a Puig

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, no ha querido entrar en el detalle de la propuesta de Ximo Puig que quiere poner en marcha un ahorro fiscal de 150 millones de euros solo para las rentas bajas y medias y mantiene la presión fiscal para las de más de 60.000 euros. Rodríguez ha hecho un llamamiento a la responsabilidad. "Que cada vez que tomamos una decisión en materia fiscal y se deducen ingresos, tenemos que plantearnos dónde se reducen y a quién afecta. Ese es el planteamiento de este Gobierno que respeta a las comunidades autónomas, pero creo que todos tenemos que hacer un discurso responsable porque cada vez que hablamos de política fiscal y de reducir la política fiscal, de lo que estamos hablando es de reducir ingresos, de reducir recursos".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad