Hoy por Hoy Locos por ValenciaHoy por Hoy Locos por Valencia
Historia

Jorge Sepúlveda, una leyenda del bolero en el callejero

La memoria del cantante valenciano Jorge Sepúlveda, nombre artístico de Luis Sancho Monleón, será recuperada en el espacio conmemorativo de la ciudad.

Luis Fernández nos descubre la calle del cantante valenciano Jorge Sepúlveda

Luis Fernández nos descubre la calle del cantante valenciano Jorge Sepúlveda

06:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1669208970245/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Valencia

El nomenclátor de calles de una ciudad y su proyección en el espacio público conmemorativo, es el lugar preeminente que las sociedades contemporáneas han utilizado para honrar y homenajear a sus personajes más ilustres. Pero también son lugares del recuerdo en los cuales podemos perpetuar la memoria de hechos y figuras que por razones ideológicas fueron relegadas al olvido y que, sin embargo, o incluso más si cabe por ello, merecen un reconocimiento.

Y con esta premisa se viene trabajando desde la Regidoria de Cultura del Ajuntament de València desde 2015, donde no solo se ha priorizado la rotulación de calles con nombre de mujer para intentar compensar el desequilibrado callejero, sino que también se han rescatado para la memoria colectiva a personajes populares como es el caso del olvidado cantante Jorge Sepúlveda, nombre artístico de Luis Sancho Monleón, del cual el grueso de la ciudadanía puede que recuerde alguno de sus boleros, pero pocos conocen su origen valenciano.

Efectivamente, Luis Sancho nació en la plaza de las Escuelas Pías de la calle Carniceros en 1917, y sus primeros pasos musicales los dio en la Sociedad Coral El Micalet, donde ensayaba por las noches. Durante la Guerra Civil sirvió como sargento en el bando republicano, y un disparo en primera línea de fuego le inutilizó la mano izquierda. Al acabar la contienda fue recluido en el campo de concentración de Albatera y sobrevivió al fusilamiento al que había sido condenado. Durante la penosa posguerra probó suerte en el mundo de la música y, tras su paso por Zaragoza, acabó triunfando en Madrid, donde se convirtió en todo un ídolo de la canción romántica, con boleros y pasodobles míticos como el dedicado a Santander –donde es un artista muy querido- Mirando al mar, Mi casita de papel o No te puedo querer, entre otros, que pasaron a formar parte de la memoria musical de la década de los 40 y 50. A finales de los 60 se retiró a su casa de Mallorca, y con el ocaso del franquismo ingresó en la Asociación de Militares Republicanos, desde donde se dedicó a ayudar a las viudas de excombatientes republicanos. Luis Sancho, alias Jorge Sepúlveda, murió en Palma de Mallorca en 1983 y, por expreso deseo suyo, sus cenizas fueron depositadas en la fosa común número 7 junto a los restos anónimos de muchos que se mantuvieron leales a la República.

Fue sin duda el vocalista español más apreciado de su época, gracias a su melodiosa voz y a un repertorio bien trabajado. Su figura es muy recordada en Santander y en Mallorca, donde existen calles y monumentos en su honor. Y desde hace unas semanas también en su ciudad natal, donde una calle del barrio de Malilla, junto al que será el futuro bulevar Federico García Lorca, llevará su nombre: Calle de Jorge Sepúlveda.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad