Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Colesterol... ¿Porqué puede ser peligroso?

Un 20 por ciento de la población española no sabe que su nivel elevado es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, según un estudio elaborado por el Instituto Flora, en colaboración con la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y la Fundación 0Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN).

“No me encuentro mal… No me preocupa, porque no tengo ningún síntoma”, reconoce Juan, un valenciano de 38 años de edad, cuyos niveles de colesterol total alcanzan los 220 mg/dl. El colesterol es silencioso, pero eso no implica que pueda traer consigo peligro para nuestra salud. “Hasta los años 80 no teníamos una confirmación evidente de que el colesterol podía producir ateromatosis, es decir envejecimiento precoz de las arterias. A partir de ensayos con los medicamentos, hoy tenemos una evidencia clara de que el aumento del colesterol produce un aumento de la mortalidad por enfermedad cardiovascular”, señala el doctor Francisco Valls, jefe de cardiología del Hospital 9 de octubre, grupo Nisa. El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el normal funcionamiento del organismo, pero es importante tener unos niveles adecuados. Está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200.

Según el Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP)Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (NHLBI, 2002) cada vez son mayores la evidencias que muestran los efectos beneficiosos de las terapias no farmacológicas sobre las enfermedades de carácter lipídico.

Los programas de intervención que incluyen una reducción en la ingesta de grasa y un aumento de la actividad física diaria tienen efectos muy positivos sobre las concentraciones de lipoproteínas y reducen el riesgo de enfermedad coronaria (Varady y Jones, 2005). “Los hábitos saludables ayudan a disminuir el colesterol. Hacer ejercicio físico -mínimo 30 minutos al día, cinco días a la semana-; llevar una alimentación basada en la reducción de grasas directas, disminuir el consumo de carne, aumentar el consumo de vegetales,frutas y legumbres; tomar aceite de oliva y hasta 30 gramos de vino conformarían las pautas de una dieta cardiosaludable”, afirma el doctor Valls.

Pasear por los supermercados implica encontrar una gran oferta de alimentos que prometen reducir nuestros niveles de colesterol. “Muchas veces me he interesado por ver la composición de este tipo de productos, en ninguno de ellos la he encontrado. No sé exactamente qué llevan. Si creemos lo que nos dicen no están contraindicados, pero tampoco tengo claro que sean la panacea”, explica Valls.

Cada vez son más los niños que debido a los malos hábitos alimenticios y a la falta de ejercicio se convierten en candidatos a padecer hipercolesterolemia en el futuro. Las cifras de colesterol altas para ellos se sitúan por encima de 200 mg/dl. “El envejecimiento prematuro de las arterias hay que prevenirlo desde pequeños. Los productos de bollería, los que tienen grasas saturadas habría que disminuir su ingesta o abandonarla”, admite nuestro experto.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?