Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

"Este año cenaremos angulas en Gaztelubide"

El que fuera durante 23 años presidente de una de las sociedades más emblemáticas de la ciudad, nos adelanta que, como novedad, este año se van a incorporar angulas al menú de la víspera de San Sebastián

José Antonio Salas preside actualmente el Orfeón de la Castaña, coro de la sociedad Gaztelubide que cantará, como lo suele hacer todos los años, en la cena de la víspera de San Sebastián. La soprano Ainhoa Arteta acudirá a esa cena en la que Iñaki Gabilondo recibirá el barril de oro, distinción creada por Salas para homenajear a los socios o entidades que han mostrado su simpatía por la ciudad y por Gaztelubide en particular.

Nacido en Beasain hace 77 años, Jose Antonio Salas se convierte en irundarra de adopción de los 3 años de edad, aunque actualmente reside en San Sebastián. Es abogado de formación y la mayor parte de su actividad profesional, la desempeñó como agente de aduanas en la localidad fronteriza. Salas ocupó diferentes cargos en la emblemática sociedad Irungo Atsegina de Irun, la Real Sociedad y el coro Easo. Su faceta más mediática y popular se debe a los 23 años en los que estuvo al frente de la sociedad Gaztelubide como presidente. Fue en 2009 cuando cedió el testigo a José Ramón Mendizabal.

En la entrevista, el expresidente de Gaztelubide nos cuenta el episodio vivido cuando Pilar Miró recibió el Tambor de Oro y no fue a la cena de la sociedad. "A Rafael Aguirre Franco se le ocurrió preguntar si la directora de cine estaba invitada y mi respuesta fue negativa, y a partir de ahí surgió la reacción de los medios y de mujeres políticas que también querían acudir" explica Salas y añade que era imposible por la capacidad limitada de la sociedad Gaztelubide. Y añade: “Al día siguiente Istingorra invitó a Pilar Miró y ella no quiso ir". El que fuera presidente de Gaztelubide recuerda también que fue testigo en 2006 de la incorporación de 12 mujeres de Artzak Ortzeok como aguadoras en la tamborrada de Gaztelubide, "parecía que Odón Elorza nos quería forzar para quitarnos la izada".

José Antonio Salas se acuerda igualmente los años duros y convulsos vividos en el día de San Sebastián: “Muchos socios se dieron de baja porque tenían miedo de salir, no había gente". Este irundarra de adopción fue de invitado a la cena y aquella noche le propusieron vestirse y a salir tocando el tambor en el tablado por la falta de componentes, "nos tiraban botes, era terrible" recuerda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?