Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Otras localidades

EGM EGM La SER lidera 2020 con su mejor resultado en tres años
QUÉ FUE DE...ALOÑA-BERRI

"Gracias al pintxo-pote, los jóvenes pueden alternar"

Hace cinco años que cerró este bar de Gros que durante mucho tiempo fue considerado el "santuario de la alta cocina en miniatura". José Ramón Elizondo y Kontxi Bereziartua han podido, por primera vez, estar presentes en la Izada, como ocurrió con el Tambor de Oro, Pedro Subijana

"Gracias al pintxo-pote, los jóvenes pueden alternar"

Nacido en Oñati hace 72 años, José Ramón Elizondo se trasladó a vivir a San Sebastián cuando tenía 9 años. Desde muy joven se introdujo en la hostelería por el bar que regentaba su padre, el 'Jai Alai' de la calle del mismo nombre. Años más tarde, estudió cocina con el maestro Luis Irizar en el Hotel Euromar de Zarautz, junto a los entonces alumnos, Karlos Arguiñano o Pedro Subijana.

Durante 30 años, Elizondo trabajó en el bar familiar de nombre 'Aloña', ubicado en la calle Errenteria de Gros. Sin embargo, y siempre de la mano de su mujer Kontxi Bereziartua, decide abrir su propio negocio cerca de allí, en el número 24 de la calle Berminghan. El nuevo establecimiento pasó a llamarse 'Aloña Berri'.

En 2010, el bar se cierra por falta de relevo generacional. Este cocinero reconoce que al principio fue duro, un cambio de vida que le costó asumir: “Lo echaba de menos, soñaba y durante los primeros meses no sabía muy bien qué hacer" confiesa. Ahora, este matrimonio ha aprendido a disfrutar de aquello que no pudieron hacer por el trabajo tan sacrificado que supone la hostelería. "El primer año que cerramos, nos acercamos hasta la plaza de la Constitución para presenciar in situ la Izada, nos colocamos en primera fila", recuerda.

En 2006, José Ramón Elizondo recibe el Premio Nacional de Cocina, un reconocimiento que se añade a las distintas distinciones conseguidas como mejor bar de pintxos o por sus creaciones gastronómicas. Tanto José Ramón como Kontxi, nos ayudan a elaborar una lista con los mejores establecimientos de pintxos de San Sebastián, en las que nombres como Zeruko, Bergara, A fuego Negro o el Ormazabal, figuran como imprescindibles.

En 2010, el Aloña Berri cerró por la jubilación de sus dueños y por la falta de relevo generacional. El lugar lo ocupa ahora otro bar, con otro nombre y otra carta, en un barrio en el que el Pintxo-Pote ha conseguido democratizar la cocina en miniatura:"El éxito del Pintxo-Pote es que el 90% de los que alternan, son jóvenes", concluye.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?