Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Una bola de fuego verde cruza el cielo en varios puntos de Canarias

En la noche del pasado domingo 8 de marzo se avistó un bólido que terminó cayendo en el mar frente a la costa grancanaria de de San Felipe, en Santa María de Guía.

Las Palmas de Gran Canaria

“Viniendo por la autovía GC-1 poco antes de pasar por el aeropuerto dirección Las Palmas, esta noche, a las 20:00 horas aproximadamente, he visto en el cielo como una estela de color verde fosforescente, bajando horizontalmente de lado alto derecha hacia abajo izquierda, una estela muy definida nada de humo como he visto en fotos por google, mientras iba bajando se iba apagando la luz de la punta que era la más intensa, ningún ruido, duró como 3 segundos y no me dio tiempo a grabarlo, al conducir no pude poner la cámara en el móvil rápidamente. ¿Han escuchado algo de esto?”

Éste es el mensaje que recibieron en el Observatorio Astronómico de Temisas el pasado domingo. José García, director de Meteoritos Canarias de este organismo, señala que ahí saltaron las alarmas y a través de las redes sociales pidieron más testigos del suceso.

Más de un centenar de personas dieron también su testimonio, los avistamientos del bólido de fuego llegaron desde las islas de Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote. A ellos se sumaba la confirmación del Servicio de Seguridad Aérea del Aeropuerto de Gran Canaria.  Según explica García en  http://meteoritoscanarias.blogspot.com.es/, un piloto, en maniobra de aproximación cercana a pista, alertó del paso de un objeto luminoso como un "volador" que cayó a unas 3 millas náuticas de distancia (unos 4,5 kms).

Finalmente se ha determinado que el bólido apareció sobre casi la vertical del norte de Fuerteventura para recorrer en apenas unos segundos unos 300 kilómetros sobre el mar, descender hasta cotas por debajo de los 600 metros y finalmente perderse antes de tocar el agua.

Por el color se sospecha que se trataba de un cuerpo rocoso, compuesto de silicatos y magnesio, y con una masa preatmosférica estimada en unos 500 kilos. El descenso se realizó sobre el Atlántico hasta perderse aproximadamente unos 100 kilómetros mar adentro, a unos 30 º de altura, frente a la costa norte de Gran Canaria.

Debido a ello, dice José García, la posibilidad de recuperar fragmentos del meteoroide es absolutamente nula.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?