Sábado, 04 de Diciembre de 2021

Otras localidades

VITORIA, AYER Y HOY

El Globo, anécdotas de un quiosco histórico en Vitoria

En nuestra sección de fotos antiguas, recordamos la historia del quiosco El Globo, que fue derribado con polémica de su anterior ubicación en 1933

El quiosco El Globo en su actual ubicación ya en 1933

El quiosco El Globo en su actual ubicación ya en 1933 / Ceferino Yanguas, Archivo Municipal de Vitoria

En 1893 hay constancia de la existencia de un kiosko de venta de periódicos y revistas, en la entonces llamada Plaza de Bilbao, denominada actualmente Plaza de los Celedones de Oro. El establecimiento estaba ubicado en el exterior de la actual Plaza de España, concretamente donde ahora está situado el comercio For. Su nombre era Kiosko El Globo y su propietario, Pedro Alonso.

Un anuncio de su negocio en el año citado nos dice que, ademas de prensa local, vendía los periódicos de Madrid El Ideal y El Liberal, este último era el de mayor circulación de España. También se podían comprar diarios de otras provincias como La Voz de Guipuzcoa de Donostia, y los diarios bilbainos El Nervión, El Basco y El Correo Español.

El Globo / LA LIBERTAD

El pequeño espacio de que disponía, unos 9 metros cuadrados, no era impedimento para la venta también de objetos de escritorio y papelería.

En la publicidad indicaba lo siguiente: “Se sirven a domicilio los periódicos y además el dueño del establecimiento se encarga de la venta de las publicaciones que aparezcan. Se proporcionan números atrasados de periódicos y se vende la Guía de Ferrocarriles. Este acreditado establecimiento para corresponder al creciente favor del público, ha conseguido para la venta las mejores publicaciones. Servicio puntual y esmerado. No equivocarse. Kiosko El Globo de la Plaza de Bilbao.”

Una suscripción mensual a un periódico costaba 2,70 ptas, en 1930.

El Fondo Paco Cerrajería de la Fundación Sancho El Sabio, conserva algunas facturas emitidas por los propietarios del kiosko, una de las cuales expedida en 1928 mostramos a continuación.

A Pedro le sucedió en el negocio su hija Marcela Alonso García, que continuó en ese kiosko con la venta de prensa y revistas hasta un fatal 3 de Julio de 1933.

Ese día a primeras horas de la mañana apareció en el local un cortejo formado por una brigada municipal, el arquitecto del Ayuntamiento y el concejal delegado de ornato, todos ellos acompañados de unos cuantos guardias de asalto, fuerza del orden de entonces de carácter estatal.

La gente que pasaba por las inmediaciones creía que este despliegue tan importante se debía a alguna alteración del orden público. Sin embargo, el objeto de la visita de tantos personajes era derribar el kiosko de Marcela, como así se hizo de un plumazo, llevándose los operarios todos los efectos que había dentro, incluido el teléfono.

Se consideró que el derribo fue una medida arbitraría ya que por medio había un pleito judicial, planteado por la propietaria contra el acuerdo municipal de derribo, del que en esa fecha el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Alava no había emitido aun sentencia.

Así terminó la historia de un kiosko que había funcionado durante mas de 40 años y que al parecer 'estorbaba' al local contiguo de la Caja Provincial de Ahorros, que quería una fachada diáfana en su sede.

En la fotografía del Archivo Municipal de Vitoria obtenida en 1905 que mostramos a continuación, podemos ver el kiosko en cuestión. En la imagen actual marcamos con una flecha amarilla el emplazamiento que tuvo.

Como el único medio de vida de Marcela era la venta de publicaciones, el mismo día que desapareció el kiosko consiguió instalarse en el número 5 de la entonces Plaza de La República, hoy Plaza de España, ocupando un local de la antigua droguería Rovira.

Posteriormente se realizaría un nuevo y definitivo traslado a la lonja colindante, también en el número 5, donde la distribución y venta de periódicos y revistas continua hoy día.

A Marcela le sucedió su hija Concepción Fernandez de Pinedo Alonso que llevó el negocio junto a sus hermanas y a estas tomó el relevo el hijo de Concepción, Florencio Ezquerra Fernandez de Pinedo, que es quien regenta el local hoy día como cuarta generación.

A continuación mostramos una fotografía de El Globo, facilitada por el Archivo Municipal de Vitoria obtenida en 1933 por Ceferino Yanguas, y debajo de la misma la imagen actual del exterior del local, en la que aparece su actual dueño. Nada ha cambiado en el aspecto de la fachada, después de 82 años.

Añadiremos como curiosidad que entre 1868 y 1880, en esa lonja tuvo su primera imprenta de estampación litográfica Heraclio Fournier Gonzalez, que se instalo aquí con solo 19 años de edad. Lograría con el tiempo fama internacional y éxito con la fabricación de naipes. Ese prestigio de la marca se sigue manteniendo hoy día.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?