Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La operación urbanística más cara

La ampliación del Jardí Botànic, de la que nada se sabe, le ha supuesto al Consistorio una grave sangría patrimonial

Parcela en la que hasta hace poco se levantaba el edificio del Ayuntamiento de la avenida de Aragón y convertido ahora en escombros /

Tras décadas de negociaciones y una catarata de sentencias, la ampliación del Jardí Botànic sigue sin salir adelante a pesar del cambio político que propició la última cita electoral. Ni si quiera el derribo del edificio del Ayuntamiento de la Avenida de Aragón para que se traslade allí el hotel de Jesuitas parece desatascar la ampliación de un jardín que ha supuesto una enorme pérdida patrimonial de la ciudad.

Para liberar esa parcela, el Ayuntamiento tuvo, en primera instancia, que realizar una permuta con uno de los propietarios del suelo de Jesuitas, con la familia Lladró. El Ayuntamiento trasladó la edificabilidad reconocida en Jesuitas al sector de Campanar Sur, donde se recalificaron unos suelos públicos que se convirtieron en privados. A cambio, el Consistorio obtuvo el solar colindante al Botànic, donde construyó el jardín de las Hespérides.

La siguiente permuta fue con el grupo Expo Hotel. Un convenio trasladó la edificabilidad reconocida en Jesuitas a la avenida de Aragón, donde se levantaba el edificio del Ayuntamiento. Ha perdido ese edificio, ha perdido ese suelo ubicado en un punto estratégico, y no solo eso, el Ayuntamiento ha tenido que asumir el coste del derribo del edificio, unos 450.000 euros. A cambio, ha obtenido lo que queda de solar de Jesuitas, que debe servir para ampliar el Jardí Botànic. Ese suelo de Jesuitas ya es propiedad municipal, pero no hay avances, a pesar de la pérdida patrimonial que viene realizando estos años el Consistorio y que nadie se atreve a estimar desde el punto de vista económico.

El Ayuntamiento de Aragón, una de las víctimas

En el edificio del Ayuntamiento de la Avenida Aragón se debe construir el hotel previsto inicialmente junto al Botànic. El nuevo propietario de ese solar, el grupo Expo Hotel, tiene hasta seis años de tiempo para pedir licencia de obra si nos atenemos a las normas urbanísticas. Podrá pedir licencia una vez retirados los escombros.

Se calcula que a finales de esta semana quedará expedito el solar. De esa parcela, tras el derribo progresivo del edificio, se han extraído 13.000 toneladas de escombros, la mayoría hormigón. Solo de la estructura hormigonada del edificio se han extraído 8.400 toneladas. El resto son metales, maderas, vidrios y plásticos. La empresa encargada del derribo, valorado en 450.000 euros, se tiene que encargar de separar los residuos para su posterior tratamiento por gestores autorizados. Algunos son contaminantes, como el fibrocemento. Otros elementos, como el lucernario central de metacrilato de la cubierta del edificio, se han desmontado para su reutilización, al igual que la carpintería de aluminio y vidrio de la fachada. El solar quedará al final vallado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?