Sábado, 11 de Julio de 2020

Otras localidades

"Nos han dañado la salud y estamos perdiendo dinero"

Declaran ante la Policía los primeros afectados por la intoxicación del bar Grimaldi

Bocadillo de tortilla

Bocadillo de tortilla / Cadena SER

Patricia Roldán dice que ha vivido los peores momentos de su vida. "Ha sido como una gastroenteritis pero a lo bestia y durante una semana", describe. Es una de las afectadas por la intoxicación alimentaria durante el carnaval de Cádiz en el bar Grimaldi. "Denunciaremos porque nos han dañado la salud y hemos perdido dinero".

Roldán ha sido llamada esta mañana a declarar a la Comisaría de Cádiz dentro de la instrucción abierta por el juez López Marchena para aclarar las posibles responsabilidades penales de la intoxicación producida por el reparto de bocadillos de tortilla con salmonella. "Mi marido y yo compramos un bocadillo para los dos. No tenía mal aspecto, aunque tampoco estaba muy bueno. Era la típica tortilla con el huevo crudo", recuerda.

Era sábado al mediodía y los primeros síntomas comenzaron por la noche. "Pensamos que era algo vírico. Empezamos a vomitar, con diarreas y fiebre muy alta". Acudieron a Urgencias y allí fue donde les preguntaron si habían comido en el bar Grimaldi porque ya por entonces había varios casos, incluido el del joven que terminó muriendo horas más tarde.

"Han sido los peores momentos de nuestras vidas porque los dolores eran fortísimos. Tuvimos que llamar al 061 porque no nos podíamos ayudar el uno al otro", detalla Roldán, quien, al menos, se consuela de que su hijo, de corta edad, no se viera afectado. "Afortunadamente lo dejamos en casa con mi madre".

Roldán ya ha contactado con la Unión de Consumidores, aunque todavía está a la espera de que esta organización les asesore en los pasos que deben dar para reclamar. Tiene claro que presentará una denuncia. "Hemos tenido daños en la salud. Todavía tenemos dolores. Y hemos perdido dinero porque mi marido sigue dando positivo en salmonella y no puede trabajar. Yo he tenido que tirar una nevera entera de comida caducada".

La Policía está solicitando detalles sobre quién vendía los bocadillos, el sabor, su textura y también sobre el grado de limpieza del local. "Fuimos al baño y, la verdad, es que se veía sucio y desordenado pero nos pareció que era algo normal en carnaval".

Entre los afectados, hay personas de cinco provincias. También un niño de dos años, el más pequeño, que comió un trozo de bocadillo de sus padres. La Delegación de Salud ha confirmado que ya no queda ningún hospitalizado en la provincia, tras el alta dada a un paciente en el Puerta del Mar este martes.

Patricia no ha podido volver a probar la tortilla y cree que tardará en hacerlo. "Era mi comida favorita".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?