Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Cifuentes también estaba entre los objetivos de los espías de la Comunidad

José Oreja, imputado en el caso 'espías', asegura en la SER que en la lista de seguimientos a políticos figuraba también la actual presidenta de la Comunidad de Madrid. Oreja insiste en que fueron víctimas de un montaje. Las órdenes procedían, según sus superiores, de Ignacio González

Cristina Cifuentes junto a Esperanza Aguirre, Mariano Rajoy y Dolores de Cospedal, en un acto político celebrado en Alcorcón / ()

José Oreja es uno de los tres guardias civiles imputados por los seguimientos realizados en 2008 (antes de la celebración del congreso nacional del PP en el que Aguirre amagó con disputarle el liderazgo a Rajoy) a diferentes políticos de la Comunidad de Madrid. Labores que habrían sido encargadas por la Puerta del Sol y pagadas con dinero público. Oreja trabajaba entonces como asesor en la Dirección General de Seguridad y según detalla en su relato, recibía órdenes directas de su jefe, Sergio Gamón y el subdirector Miguel Castaño.

La lista de personas a las que deberían seguir era amplia e incluía al entonces consejero de Justicia, Alfredo Prada; al alcalde de la capital, Alberto Ruíz-Gallardón y a su número 2, Manuel Cobo; algunos alcaldes del PSOE como Pedro Castro y Manuel Robles o la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por aquel entonces diputada en la Asamblea de Madrid. Oreja afirma en la entrevista concedida a la SER, que en cuanto recibieron las órdenes de seguimiento, denunciaron los hechos ante el entonces consejero de Presidencia, Francisco Granados.

Oreja no aclara durante la conversación mantenida con la SER qué llevó a sus superiores a ordenar el seguimiento a Cifuentes. Sí explica, por ejemplo, cómo los agentes acudían a los actos públicos del exconsejero de Justicia Alfredo Prada y tomaban notas. "No hacíamos seguimientos a nadie. Acudíamos a los sitios donde nos mandaban Gamón y Castaño. Hacíamos una copia pública de la agenda de Prada". Según su relato, esas notas sirvieron como excusa para la implicarles en un montaje en el que ellos no tenían nada que ver. "La misma tarde que nos enviaron esas barbaridades fuimos al consejero [Granados] a denunciar los hechos. A partir de ese momento comenzó nuestro periplo de adversidades".

Preguntado por el origen de las órdenes y por qué existía tal interés en realizar estos trabajos de seguimiento, José Oreja admite que sus superiores les hicieron saber que ese "interés" procedía del entonces vicepresidente regional, Ignacio González. El encargo, entiende Oreja, era un elemento más en las "guerras internas" que mantenían en el seno del PP y del gobierno regional, González, Granados o Gallardón.Unos implicados en una lucha de poder en el seno del gobierno regional y otros por hacerse con el control del partido.

Sobre la capacidad de Granados para paralizar estos trabajos, Oreja insiste en que se comprometió a tomar medidas pero "no hizo nada", fruto seguramente de su debilidad frente al poder emergente del vicepresidente Ignacio González.

Oreja en la Asamblea de Madrid

José Oreja comparece este viernes 4 de marzo en la comisión sobre la corrupción de la Asamblea de Madrid. Lo hará junto a los otros dos impitados: Antonio Coronado y José Manuel Pinto. La declaración se produce a petición propia y se espera que puedan aportar nuevos detalles sobre los objetivos marcados y la procedencia de las órdenes. Oreja siempre ha negado que tuviera algún interés en las personalidades políticas señaladas en esas órdenes verbales y en la entrevista concedida a la SER, asegura que su único interés ahora "es esclarecer toda la verdad".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?