Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Una semana sin ir a clase porque no dejan que entre con velo

Una joven española no puede entrar a un instituto público de Valencia porque la dirección del centro le prohíbe entrar con la cabeza cubierta con un hiyab

Una joven musulmana, de nacionalidad española, lleva una semana sin ir al instituto José Benlliure de Valencia porque la dirección del centro no le permite entrar si lleva velo. El centro, según denuncia SOS Racismo, se escuda en el reglamento de régimen interno que prohíbe llevar la cabeza tapada.

Takwa tiene 23 años, es española y musulmana, y hace una semana que debería haber empezado su Ciclo Formativo de Gestión de Eventos. Sin embargo,está en casa, sin estudiar ni trabajar, porque la dirección del centro José Benlliure de Valencia le dejó muy claro que no iba a entrar en el instituto con velo. La dirección del centro se ampara en el reglamento para prohibir a Takwa la entrada, pero ella asegura, en declaraciones a la SER, que le están condicionando su libertad al obligarle a elegir entre llevar el velo o estudiar.

La joven asegura que ha intentado dialogar con la dirección del instituto para explicarles que está en su derecho de portar "un símbolo de su identidad religiosa". Pero afirma que el centro "se ha opuesto" a permitirle la entrada.

Takwa insiste en que lleva "toda la vida en España" y asegura que no va a permitir que el centro sea un "intruso" a su felicidad y le imponga la no utilización de símbolos religiosos. Asegura que cuenta con el apoyo de sus compañeros de clase y se muestra "indignada" por no poder ir a clase y continuar sus estudios por haber tomado la decisión de llevar velo, un símbolo de su religión. A raíz de su caso, la joven ha descubierto que es la cuarta vez que esto sucede en el instituto. 

Takwa ha acudido a organizaciones como SOS Racismo para que le asesoren sobre los pasos que debe dar. Asegura que su primera opción es el diálogo, que a su juicio es como se deben resolver los conflictos. Pero no descarta "otras vías" si el centro mantiene su posición.

Al respecto, Paco Solans, de SOS Racismo, ha explicado a la Ser que el Centro Cultural Islámico ha intentado explicar que no estamos ante una cuestión de gustos o moda sino ante una cuestión de identidad religiosa pero no lo ha conseguido. La postura de la dirección ha sido tajante y para Solans un ejemplo de islamofobia dado que tampoco han querido escuchar a la inspección educativa.

El gobierno valenciano, por boca de su portavoz Mónica Oltra, no lo niega. Considera que el centro puede estar vulnerando la constitución y de forma muy gráfica Oltra afirma que no hay que obligar a nadie ni a ponerse ni a quitarse nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?