, 01 de de 2021

Otras localidades

Misterios de la Historia

Payasos Asesinos

¿Qué se esconde detrás de esta moda siniestra?

¿Qué se esconde detrás de esta moda siniestra?

¿Qué se esconde detrás de esta moda siniestra? / Revista Enigmas

Apenas unas semanas después de que el terror invadiera las calles en Halloween, la fiebre de los “Payasos Asesinos” parece que comienza a bajar. Eso sí, tras varios meses como fenómeno viral que ha sembrado el pánico de un rincón a otro del mundo occidental. ¿Qué se esconde tras esta histeria colectiva? ¿Son realmente una amenaza para nuestra seguridad? ¿A qué se debe el miedo a los payasos…? Nos ponemos una careta grotesca de maquillaje blanco mal esparcido y analizamos el fenómeno.

Un traje acolchado y hortera a más no poder, con remiendos y cuadros de colores desentonados. Una peluca excesiva de pelo rizado y naranja chillón. Una capa de maquillaje mal esparcida se extiende por su rostro, de enormes pestañas postizas y, como punto de fuga facial, un apéndice rojo y redondo, enorme, por nariz. Unos zapatones varias tallas más grandes que el sujeto, con punta redondeada y algún que otro agujero, otorgan al personaje una apariencia entre lastimosa y risueña, a veces provocadora, a lo que se añade su saber hacer para las muecas imposibles.

Hablo del payaso, claro, ese hombre “triste” que, como en la cinta Zampo y yo, tenía el oficio de hacer reír mientras por dentro lloraba y que tantas risas ha arrancado a niños y mayores de mil y una generación. “¿Cómo están ustedes?”, exhortaban a su público los Payasos de la Tele cuando la “caja tonta” tenía un solo canal en una España en blanco y negro, de tricornios y censores grises. Y a pesar de la nostalgia que transmitían, de la sonrisa que tornaba en carcajada bajo la holgada carpa de un circo multicolor –cuando uno los veía in situ, claro, no a través del televisor–, había algo de siniestro en aquellos seres, algo de inquietante y perturbador que tan bien sabría aprovechar la literatura y el cine de terror. Al igual que con los muñecos “malditos”.

Si a esas figuras que se caían continuamente, gesticulaban y abofeteaban unos a otros en una suerte de género antecesor del slapstick, siempre inocentes a pesar del ladrillazo en la cabeza, le añadimos un hacha o una motosierra, mientras su sonrisa de carmín se emborrona y la oscuridad acecha, la cosa ya se torna diferente. El payaso, como el Pennywise de It, se convierte en un personaje que inspira miedo, siguiendo la estela de los muñecos de ventriloquía, inquietantes y casi aterradores per se.

Realizamos un recorrido por los numerosos incidentes que se han producido, con origen en los Estados Unidos –y que algunos achacan a una campaña de marketing de varias películas con los payasos siniestros como protagonistas–, y que se han extendido como la pólvora por todo el planeta en las semanas anteriores a Halloween, incluida España.

Analizaremos el fenómeno, recordaremos también algunas apariciones de “espectros” de fantasmas en teatros y circos, nos sumergiremos en Youtube e Instagram junto a otras RRSS que han contribuido a extender el pánico y hablaremos del alguien que ostentó el verdadero título de “Payaso Asesino”: el asesino en serie estadounidense John Wayne Gacy, conocido como “Pogo el Payaso” antes de salir a la luz su carrera delictiva y quien acabó con la vida de más de 30 personas.

Hoy, en nuestra sección de Misterios de la Historia, hablamos de los “Creepy Clowns” con el redextendido el p fenablamos de los "quien acabcido como "ogoam junto a otras RRSS que han extendido el p fenel redactor jefe de la revista ENIGMAS, Óscar Herradón, uno de los temas que podréis encontrar en sus páginas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?