Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 18 de Febrero de 2020

Otras localidades

¿Será la cadena de bloques (blockchain) la nueva revolución en Internet?

Esta nueva tecnología no solo sustenta las criptomonedas -como el bitcoin- también evita que otros objetos digitales puedan ser alterados, modificados o interceptados. Puede servir para desarrollar el denominado Internet de las Cosas

Blockchain /

Desde que Internet llegó a nuestras vidas hemos podido comprobar cómo, poco a poco, se ha ido haciendo indispensable para nuestro día a día, tanto si somos amantes de las tecnologías, como si las odiamos o si nos resultan indiferentes.

Seguro que muchos afirmarán que no quieren saber nada de las máquinas, que son dañinas, complicadas o para personas raras. Sin embargo, difícil será encontrar una que no tenga un teléfono móvil, que no se comunique mediante WhatsApp, Skype, correo electrónico, o tecnología similar; que no tenga decenas de cuentas abiertas para comprar, realizar transacciones bancarias o gestiones electrónicas, reservar una mesa en un restaurante, o para ver la televisión online a través de la Red. Difícil que no siga a sus ídolos, o a sus seres queridos, o quizá a los más odiados, a través sus publicaciones en las redes sociales. Y podríamos seguir dando ejemplos durante páginas hasta dar al menos con alguno en el que nos veamos inexorablemente retratados.

A pesar de todo lo que Internet hace o pude hacer por nosotros, hasta el momento tenía un importante problema por resolver: resulta muy fácil y económico duplicar, alterar e interceptar el envío de objetos digitales.

Este gran problema provoca que sea complicado vender un libro, una canción o una sencilla entrada de cine por Internet sin recurrir a complejos sistemas electrónicos y a procedimientos de seguridad y verificación que afectan notablemente a nuestro bienestar y a la calidad final del servicio que esperábamos.

Blockchain viene a solucionar este problema, evitando que los objetos digitales puedan ser alterados, duplicados e interceptados. De esta forma se simplifican los procedimientos, se genera confianza y se proporciona a los usuarios una experiencia mucho más satisfactoria, plenamente centrada en sus necesidades.

La tecnología de cadena de bloques va mucho más allá de los bitcoins o monedas virtuales (sobre las que ya hablamos la semana pasada) y puede dar solución a muchos otros problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad y, sobre todo, a los que deberemos enfrentarnos en los próximos años, como por ejemplo el llamado “Internet de las Cosas”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?