Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 20 de Agosto de 2019

Otras localidades

Justin Timberlake, cómo hemos cambiado

Uno de los actuales reyes del pop regresa ahora con nuevo álbum aprovechando su próxima actuación en la Super Bowl LII

Justin Timberlake ha regresado con una apuesta arriesgada pero efectiva en su nuevo disco /

En el mundo del pop hay muchos reinos, y por tanto muchos reyes. Pero uno de los más poderosos es, sin duda, Justin Timberlake. Artista versátil que se ha hecho de oro no sólo cantando y bailando, publica ahora ‘Man of the woods’, casi cuatro años y medio de su último álbum. Lo ha presentado con ‘Filthy’, una genialidad productiva que, quizá, escuchemos en su tercera aparición en el espectáculo planetario de la Superbowl, la final de fútbol americano que se celebra este domingo. Pero vamos a retroceder unos años en el calendario.

Justin fue de niño uno de los elegidos del Mickey Mouse Club, donde también estuvieron Britney Spears, Christina Aguilera o Ryan Gosling. Pero en 1998 el mundo, después de su exitazo en Alemania, descubría a los NSYNC, una ‘boy band’ con Timberlake en sus filas y nacida al calor de los Backstreet Boys. Forjaron éxitos como este primer single, ‘I want you back’ o ‘It’s gonna be me’, éste de 2000 y su gran número uno.

Sólo tres discos bastaron para que en 2002 la banda se disolviera, aunque oficialmente nunca ha sido un adiós definitivo. Fue cuando la personalidad más definida del grupo, la de Justin Timberlake, publicaba su primer disco en solitario, ‘Justified’, con bombazos como ‘Rock your body’ o ‘Cry me a river’.

Justin sorprendió a todos con el buen disco que logró montar, pero eso no era nada para lo que estaba por venir. Y no me refiero al ‘incidente Super Bowl’ con Janet Jackson, sino a que en 2006 publicó ‘FutureSex/LoveSounds’, un disco donde manejaba la producción electrónica a la perfección para parir otro número uno mundial: ‘Sexyback’.

Después de esto, ya coronado como una de las altezas del pop, Timberlake se enfocó al cine y a la interpretación, además de a la producción y a colaboraciones con otros artistas. Y premios, muchos premios. Sólo pronunciar su nombre ya era sinónimo de éxito, y por eso en 2013 publicó dos álbumes con el mismo nombre, ‘20/20 Experience’, uno y dos, donde descargó todo en lo que en casi siete años había estado trabajando, como el single ‘Mirrors’.

Y por si alguien tenía alguna duda de la realeza de Timberlake, abran el disco ‘Xscape’, publicado en 2014 y firmado por un Michael Jackson fallecido casi cinco años antes. Ahí encontrarán ‘Love never felt so good’, donde se utiliza una demo inédita de los 80 con la voz del único y excelso rey del pop para conjugarla con uno de sus herederos. Salvando las distancias, que son siderales, e ignorando el detalle de utilizar la obra de un cantante fallecido para seguir haciendo caja (aunque en esto Justin no tenga tanta responsabilidad como las discográficas), el tema es una maravilla.

Pero no, Justin no necesita compararse con nadie. Sabe moverse perfectamente por todos los ámbitos para seguir en lo más alto de las listas. Por ejemplo con una banda sonora de la película de animación ‘Trolls’, que protagonizaba en 2016 y que, hábilmente, supo convertir en uno de los bombazos del verano con el single con el que nos despedimos y con el que no van a poder parar de moverse: ‘Can’t stop the feeling’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?