Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

Lo que hay que saber sobre la diabetes infantil

Síntomas, diagnóstico y día a día de esta enfermedad en los niños

La diabetes más frecuente en la infancia es la tipo 1. /

Muchas veces, al hablar de diabetes pensamos en las personas mayores, pero esta enfermedad también puede afectar a niños y se plantean situaciones que debemos afrontar con tranquilidad.

Hemos hablado de ello con Cristina Alfaro Iznaola, endocrinóloga infantil del Hospital Rey Juan Carlos.


Pregunta- ¿Cuál es la forma más frecuente de diabetes en la infancia?

Respuesta- La diabetes más frecuente en la infancia es la tipo 1, también llamada “insulino-dependiente”; pues su tratamiento consiste en la administración de insulina.

 

P- ¿Cómo se manifiesta la diabetes?

R- Los síntomas típicos de la diabetes se conocen como la “triple p”: poliuria (emitir gran cantidad de orina), polidipsia (tener mucha sed), y polifagia (comer mucho). Esto es una especie de cadena: aumenta la glucosa en la orina, que a su vez arrastra agua. Para compensar ambas pérdidas, se come y se bebe más. Además, otro síntoma típico es la pérdida de peso.

Con frecuencia, estos síntomas van apareciendo poco a poco, a lo largo de semanas. En ocasiones, todo se presenta de una forma más abrupta y peligrosa (vómitos, dificultad para respirar, deterioro del nivel de conciencia...)

 

P- ¿Cómo se diagnostica?

R- El diagnóstico se establece a través de la determinación de la cifra de glucosa en sangre, que se muestra más alta de lo normal.

 

P- ¿Qué han de tener muy presente los padres de niños con diabetes?

R- Han de saber cómo controlar la enfermedad: cómo medir la concentración de glucosa, cuándo hacerlo y cuándo/cómo modificar la insulina que le ponen al niño y las raciones que consume.

En primer lugar, cuando el niño ha sido diagnosticado y está en tratamiento, han de saber detectar las situaciones de “hipoglucemia” y reaccionar frente a ellas.

Han de informar del diagnóstico de su hijo a los cuidadores y educadores del menor.

La importancia de mantener horarios más o menos fijos a la hora de comer.

Hay que intentar que el niño haga ejercicio físico con regularidad, y que lleve una vida lo más normal posible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?