Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 09 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA Debate en el Congreso sobre la prórroga del estado de alarma en España
Amianto

"Yo voy a trabajar, no a jugarme la vida"

Durante años manipuló las zapatas de las escaleras mecánicas de Metro que contenían amianto. Le han confirmado que es el origen de la fibrosis pulmonar que padece

Ahora se confirma como el tercer caso de enfermedad laboral por amianto en Metro de Madrid

Nadie de la compañía se ha puesto en contacto con él para interesarse por su estado de salud

Imagen tomada en Madrid

Imagen tomada en Madrid / Pablo López Learte (Getty Images)

Con 16 años entró a trabajar en el mantenimiento de las escaleras mecánicas de Metro. Ahora con 58 le acaban de confirmar que la fibrosis pulmonar que padece está provocada por el amianto de las zapatas de freno que durante años él y sus compañeros, cortaron, lijaron y taladraron, sin ninguna protección. Es es el tercer trabajador al que Metro reconoce enfermedad laboral por amianto, y nos pide mantener el anonimato.   

Hace cuatro años aprovechó que tenía que ir al médico por una operación de rodilla para hacerse un chequeo. Una radiografía puso a los médicos en alerta y después de varias pruebas le confirmaron el diagnostico, fibrosis pulmonar.

"Me dijo que era algo bastante malo, que podría terminar en un cáncer de pulmón muy agresivo". "Cada vez que tengo que ir a revisión no duermo, estoy nervioso. Lo estoy pasando mal porque ahí está". No conoce a los otros dos trabajadores a los que Metro les ha reconocido que el cáncer que sufren también tiene su origen por el amianto que había en su lugar de trabajo.

El amianto estaba en los útiles para soldar los pasamanos y en las zapatas con las  que frenaban las escaleras mecánicas. "No eran piezas muy grandes, algunas veces las hacíamos nosotros y otras venían ya prefabricadas, pero había que ajustarlas al tambor de freno y eso se hacía a base de lima". No utilizaban mascarillas, guantes o gafas porque "no sabíamos que fuera peligroso" .

Nadie le ha dicho hasta ahora que el material con el que trabajó durante años era cancerígeno. Tampoco cuando en 1984 se reguló el trabajo con amianto. Y así se lo ha contado a la fiscalía que investiga la denuncia de la inspección de trabajo.

"Yo voy a trabajar para ganar dinero, no a jugarme la vida". Ningún responsable de Metro le ha llamado para saber cómo se encuentra. Él sigue trabajando.

Hasta el momento de los 470 trabajadores que pudieron trabajar en algún momento en contacto con amianto, bien en el mantenimiento de las escaleras o de los trenes, se han realizado pruebas médicas a 370. Todas han dado negativo.

La secretaria de Salud Laboral del sindicato CCOO, Carmen Mancheño, cree que Metro ha actuado "tarde y mal" en algo tan grave. Su sindicato está recopilando información de los trabajadores de Metro fallecidos por cáncer para determinar si puede tener alguna relación con su trabajo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?