Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Cesefor quiere ayudar a las empresas forestales de la provincia a modernizarse para que no caigan del mercado

Los agentes forestales reciben nuevas básculas de pesaje de decomisos y guantes anticortes para la vigilancia de las campañas micológicas

El Cesefor resurge con nuevos proyectos europeos y el objetivo de ayudar a las empresas forestales de Castilla y León a ser más competitivas. Pablo Sabín, el nuevo director del Centro de Estudios Forestales y de su Industria, ha ofrecido esta mañana la primera rueda de prensa desde que tomó posesión de su cargo. Pablo Sabín tiene 42 años, nació en Madrid pero lleva 15 en años trabajando en Soria, fundó una consultoría medioambiental en la capital y se ha ocupado, entre otras cosas, de asistir a las empresas del sector elaborando informes y estudios sobre su actividad.

Lo que empezó siendo una fundación de ámbito regional es hoy un centro con variados proyectos de calado internacional, y además de lo eminentemente forestal han pasado a trabajar en innovación, en desarrollo de aplicaciones informáticas, en ecodiseño, cooperación internacional, e incluso ambiciosos proyectos de promoción, valorización y organización de eventos a medida de cada ámbito productivo. Su situación de concurso de acreedores casi le lleva a la desaparición total con una deuda económica que desembocó en un Expediente de Regulación de Empleo. El rescate de la Junta de Castilla y León junto a la Diputación de Soria han conseguido relanzar el centro de estudios del sector forestal, y el primer paso ha sido nombrar a Pablo Sabín como nuevo director gerente.

Asegura Pablo Sabín que “el Cesefor tiene un altísimo nivel de servicios técnicos pero efectivamente, después de la crisis, el nivel científico quedó tocado; había 50 personas y desparecieron muchos perfiles de gente muy buena. Aun así se mantiene un perfil técnico buenísimo y muy reconocido con 30 personas y con el objetivo de contratar nuevos empleados”.

Sabín va a intentar recuperar un equilibrio entre la misión como centro de referencia en el sector forestal en Castilla y León y la investigación pero solo en temáticas muy concretas. No se plantean conformarse en un referente investigador porque ya hay entidades con una importancia científica en la región muy elevada, como las universidades. Quieren “completarlas y apoyarse en ellas, y no generar más de lo mismo. La micología, la madera, la castaña, la resina… son algunos de los recursos que se estudian con el personal que hay repartido por la Comunidad pese a que el centro de trabajo esté fijado en Soria. Lo que sí que es posible que en tres o cuatro años pueda pasar a formar parte de la Red de Centros Tecnológicos de Castilla y León, que pretende aglutinar a los mejores centros de investigación de la región”.

El Cesefor se financia al 70 por ciento con fondos europeos de convocatorias de concurrencia competitiva, otro 20 por ciento gracias a las subvenciones directas de administraciones públicas para proyectos y un 10 por ciento de las empresas que contratan sus servicios.

Hay varios europeos que han conseguido en convocatorias competitivas muy difíciles a las que concurren muchas empresas y entidades para optar a importantes fondos. Por ejemplo el ‘Sust-Forest’ de cooperación transnacional de España, Francia y Portugal, del cual Cesefor es coordinador para mantener la extracción de la resina como un aprovechamiento forestal rentable que contribuya al empleo rural, y a la conservación y prevención de incendios en los extensos pinares del área del sur de Europa. O la participación con la Junta de Castilla y León en la iniciativa de las regiones para la movilización de madera en el marco de ‘Horizonte2020’; o el proyecto ‘Incredible’ donde se analizan las cadenas de valor de productos forestales no maderables.

Sabín pretende reforzar la filosofía del Cesefor “a través de los proyectos que tienen en la base del día, pequeños proyectos que no son los emblemáticos, pero que son muy importantes para el sector como la micología, la caracterización estructural de la madera para que pueda entrar en el mercado de las estructuras la madera de Castilla y León, proyectos que no tienen visibilidad alta pero que ayudan a la empresas castellano y leonesas a generar empleo, desarrollo económico y a crecer en su ámbito. Ayudamos a las empresas que generen productos nuevos, eficientes, a que sean competitivas, a que apliquen nuevos procesos, en definitiva a que sean viables y modernas”.

Y un apunte más, Castilla y león lidera la gestión forestal sostenible en España, “estamos cortando aproximadamente un 50 y 60 por ciento del crecimiento de nuestros bosques, mientras que los países de Centroeuropa con una tradición forestal muy antigua llegan al 90 por ciento de cortas respecto al crecimiento de los bosques. Por lo tanto, tenemos un potencial ingente en la Comunidad”. Hay que apostar por que las fábricas y las industrias que se queden aquí, aunque la biomasa tuviera que venir de Teruel, o de Guadalajara, lo importante que la logística, los puestos de trabajo y el desarrollo se quede en la Comunidad porque la madera se puede trasladar.

Al finalizar la rueda de prensa el Cesefor y la UGAM han hecho entrega a los agentes forestales de nuevo material para que utilicen en el desarrollo de las campañas de vigilancia en época de micología. Son 28 básculas de pesaje portátiles, con batería de fácil transporte, para pesar los grandes decomisos. Han entregado también 25 pares de guantes anticortes para que los 90 agentes de la Junta de Castilla y León y los 3 de la mancomunidad de los 150 pueblos puedan defenderse de las navajas y cuchillos que porten los recolectores ilegales. Es material que se ha comprado con el dinero que se ha sacado con las licencias; con el que también se hace limpiezas de montes o charlas de concienciación.

No ha estado esta mañana el presidente de la UGAM, ha estado en su representación el alcalde de Almazán José Antonio de Miguel, que ha dicho que espera “que los ayuntamientos que se han salido de la UGAM reculen y vuelvan. Por lo demás, la expedición de las licencias se va a continuar haciendo a través del Micocyl, el programa elaborado por el Cesefor para la Junta; lo que se hace ahora es desligar las cuentas económicas entre la Unidad de Gestión de Aprovechamientos Micológicos y el Cesefor”. Algo que para Pablo Sabín también es positivo porque dice que “el centro está para desarrollar aplicaciones, herramientas y e investigar, y no para otra cosa”.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?