Sociedad
Educación

Un profesor para dos o tres alumnos en las escuelas rurales de Cuenca

Varias escuelas rurales de Cuenca se mantienen abiertas con solo dos o tres alumnos. / Getty Images

Cuenca

En Hoy por Hoy Cuenca hemos abordado el tema del mantenimiento de escuelas rurales con menos de cuatro alumnos con Amador Pastor, director general de Programas, Atención a la diversidad y Formación Profesional de la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha; con Noemí Huerta, maestra en la escuela de Olivares de Júcar, y con el alcalde de Canalejas del Arroyo, Emiliano Vallejo.

Un profesor para dos o tres alumnos en las escuelas rurales de Cuenca

10:56

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1537375034_814045/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En la escuela de Olivares de Júcar, un pueblecito de la Mancha de Cuenca solo hay dos niñas. Una estudia 5º de Primaria y la otra 6º. Su maestra es Noemí Huerta que reconoce que “es como si estudiaran en casa, como si tuvieran clases particulares”. Desde que llegan a clase por la mañana intentan hacer “como si fuera una clase con más alumnos, con los horarios para las distintas asignatura”, explica Huerta. “Es más complicado cuanto tienes actividades y juegos planteados para un grupo más numeroso. También tiene ventajas como la atención personalizada a las chicas o el acceso a las nuevas tecnologías, poder estar con ellas resolviendo cualquier duda que puedan tener, algo más difícil en clases con 25 alumnos o más”. Las niñas de Olivares de Júcar cuentan con otros profesores de apoyo que les imparten asignaturas específicas desde el Centro Rural Asociado ‘Gloria Fuertes’ de San Lorenzo de la Parrilla, al que pertenece su escuela.

Es la primera vez que se da una situación como esta en la provincia de Cuenca debido a las excepción que este curso escolar 2018/19 ha hecho la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha para mantener abiertas algunas escuelas rurales que estaban con menos de cuatro alumnos, la ratio mínima para mantener abierta un aula unitaria, según queda establecido en la ley regional. “Es un compromiso del Gobierno regional contra la despoblación especialmente en las áreas más afectadas”, explica Amador Pastor. “Queríamos sumarnos a otras medidas que ya están en marcha, como la Inversión Territorial Integrada, y se han hecho excepciones para mantener escuelas abiertas con dos o tres alumnos”. Este es el caso de Olivares de Júcar, Puente del Vadillos (en el municipio de Cañizares), Canalejas del Arroyo, Carrascosa de Haro y Valdemeca. “La decisión se ha tomado en consenso con las familias y los Ayuntamientos”, apunta Pastor.

La atención personalizada es una de las ventajas del bajo número de alumnos. / Cadena SER

Esta medida contrasta con la aplicada en la legislatura 2011-2015 durante el gobierno de María Dolores de Cospedal, del Partido Popular. Durante ese periodo la ratio mínima se estableció en once alumnos y llegaron a cerrarse unas 70 escuelas en las provincias castellano manchegas. Con la llegada del Gobierno del PSOE, con Emiliano García-Page como presidente, se estableció la ratio actual, pero muchas escuelas ya no se pudieron volver a abrir. En algunos casos las familias se habían trasladado a otros pueblos precisamente porque el cierre del aula unitaria. En otros, una vez escolarizados los niños en centros de pueblos cercanos, los padres ya no quisieron volver a cambiarlos de colegio.

En Canalejas del Arroyo, un pequeño pueblo de la comarca de la Alcarria Conquense, también hay dos niñas y este año podrán estudiar en su escuela. “Es bueno que se mantenga abierta por los niños y por los padres”, valora Emiliano Vallejo, el alcalde. “Año tras año ha bajado el número de niños. Cinco, tres, ahora dos. Y llegaremos a no tener ninguno”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad