Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Bilbao ya tiene su isla en la ría

68 años después del inicio de las obras, nace la isla de Zorrozaurre donde se llevará a cabo la transformación urbanística de la ciudad

El agua de la ría de Bilbao comienza esta mañana a correr por primera vez por el Canal de Deusto, 68 años después del inicio de las obras de este conducto, y nacerá así la isla de Zorrozaurre, donde se llevará a cabo la nueva transformación urbanística de la capital vizcaína en los próximos años.

El Ayuntamiento ha convocado un acto para este lunes, con asistencia de toda la corporación local encabezada por el alcalde, Juan Mari Aburto, para dar carácter solemne a la apertura del canal. Una obra que el Puerto de Bilbao empezó a excavar en 1950 pero la dejó inconclusa, y que el consistorio ha completado en los últimos cuatro años.

Sobre las 13.00 horas, junto al puente Frank Gehry, los ediles presenciarán los trabajos para la retirada de la estrecha franja de tierra que aún conecta la península de Zorrozaurre con el barrio de Deusto. Poco después, el agua de la ría comenzará a fluir por el canal.

A partir de entonces, la ría de Bilbao se bifurcará -cerca de donde se levantan el Palacio Euskalduna y el estadio de San Mamés- entre su cauce natural y el Canal de Deusto, y volverá a reunir su caudal en Elorrieta, naciendo entre los dos ramales la isla de Zorrozaurre, un terreno de 840.000 metros cuadrados en el que la capital vizcaína ya está dando los primeros pasos de la que será su nueva gran operación urbanística.

El Master Plan que guía la actuación en Zorrozaurre es obra de la arquitecta angloiraquí Zaha Hadid (1950-2016), la primera mujer que recibió el premio Pritzker, en 2004, el galardón más prestigioso en su disciplina.

Se dibujó un enorme tajo, de más de 2,5 kilómetros de longitud y más de 100 metros de anchura y 10 de profundidad en sus cotas máximas, para reconducir la ría por la vega de Deusto, entre la zona situada frente a los astilleros de Euskalduna -donde hoy está el Palacio del mismo nombre- y Elorrieta. Se calculaba que se extraerían 4,2 millones de metros cúbicos de tierra y roca.

Las obras, inauguradas en 1950, se vieron afectadas por numerosas suspensiones y la inversión se disparó, por lo que en 1968 se decidió poner fin a los trabajos, dejando al canal sin entrada aguas arriba, a falta de unos 500 metros para conectar con la ría. Los dos kilómetros ya excavados se convirtieron en una dársena industrial para uso del puerto.

El inacabado canal transformó en península la zona de la Ribera de Deusto y Zorrozaurre, donde se asentaron numerosas empresas para aprovechar el nuevo servicio portuario.

La dársena, siempre conocida como el Canal de Deusto aún sin ser un canal propiamente dicho, registró su mayor actividad en la década de los 80, cuando fondeaban en ella casi 1.000 barcos al año, y dio servicio al puerto hasta 2006, cuando salió de sus aguas el último mercante en operaciones comerciales.

Ya no resultaba tan útil para un puerto que fue trasladando paulatinamente el tráfico de mercancías a las instalaciones de la desembocadura de la ría, a medida que se iban ampliando los muelles exteriores.

El Ayuntamiento de Bilbao recuperó la apertura del canal en 2014, pero ahora con el objetivo de reducir el riesgo de inundaciones, ya que, al aumentar la capacidad del cauce, se prevé que el nivel del agua de la ría bajará entre medio metro y un metro en buen trecho de su curso a su paso por la ciudad.

Presentada como la "obra del siglo" en Bilbao, la nueva fase de la apertura del Canal de Deusto comenzó en mayo de 2014, con un presupuesto de 20,9 millones de euros y un plazo de ejecución de 16 meses (septiembre de 2015), con lo que finalmente -al abrirse mañana, 8 de octubre de 2018-, estos trabajos se habrán completado con tres años de retraso sobre lo previsto inicialmente.

La mayor demora se produjo en 2016, cuando la UTE adjudicataria inicial se negó a llevar a la práctica un nuevo plan de excavación impuesto por el Ayuntamiento sin una mejora del presupuesto y abandonó los trabajos, por lo que el consistorio resolvió el contrato, liquidó la parte de las obras ya efectuadas y licitó otra vez lo que faltaba, por un importe de 13,5 millones de euros.

Una nueva unión empresarial asumió las obras en noviembre de 2017 y se ha encargado de completar la apertura del canal.

Para retirar la franja de 500 metros de largo y 75 de ancho que faltaban para la conexión del canal con la ría se han tenido que extraer unos 365.000 metros cúbicos de tierra, el equivalente a un edificio de 15 plantas levantado sobre la superficie del estadio de fútbol de San Mamés.

Las excavadoras han extraído unos 90.000 metros cúbicos de la primera capa de tierra. Desde el agua, varios gánguiles han excavado el resto y han transportado el material para ser utilizado como relleno en los espigones exteriores del puerto de Bilbao.

Con el canal hecho realidad, nace la isla de Zorrozaurre, en la que se construirán 5.500 nuevas viviendas y se impulsarán actividades económicas en un cuarto del terreno. Los cálculos apuntan a que será necesaria una inversión total de 250 millones de euros para la urbanización completa de la isla en los próximos años

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?