Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

Reclaman 7.500 euros más por 10 ovejas que mató el oso

Es la primera demanda en Asturias contra la valoración de daños por una especie protegida, por los que el Principado pagó 900 euros

El abogado, Jaime Valladolid, entra en el Juzgado, seguido port el coordinador regional de USAGA, Fernando Marrón /

Ha quedado visto para sentencia en el Juzgado nº 2 de lo Contencioso Administrativo de Oviedo, la primera demanda contra la valoración del Principado por daños del oso en la cabaña ganadera. Está promovida por el sindicato, USAGA, y podría sentar un precedente en Asturias, como ya ha ocurrido en otras comunidades con distintas especies protegidas. En este caso, se trata de una ganadera de Caldevilla de Rengos, en Cangas del Narcea, que reclama 7.500 euros más de los 900 ya cobrados. Para ello, añade al valor de las diez ovejas que le mató el oso, el lucro cesante y otros daños derivados del ataque.

Ya hay otros precedentes en comunidades como Castilla y León o Madrid. El sindicato, USAGA, espera que en Asturias los tribunales sigan la misma línea. El juicio ha quedado visto para sentencia y el abogado del sindicato, Jaime Valladolid, ha salido satisfecho y convencido de que obtendrá la primera sentencia en Asturias en la que un Tribunal reconozca el valor real de los daños, frente a la valoración "unilateral fijada por una administración pública", ha dicho el letrado, quien recordó una sentencia del Tribunal Supremo que establece que el Régimen General de Responsabilidad Patrimonial "es un derecho del cidadano a quien no se le puede excluir a través de una línea de indemnizaciones o compensaciones establecida unilateralmente por una administración autonómica".

En este caso, la reclamación parte de una ganadera de Caldevilla de Rengos, en Cangas del Narcea. Un ataque del oso el 10 de agosto de 2017, le mató diez ovejas xaldas, en el mayor rebaño de Asturias de esta raza autóctona. Según establece el baremo fijado por el Principado, ha recibido el pago de unos 900 euros, pero reclama otros 7.500 por considerar que esa cantidad no cubre la totalidad del daño, como explica el coordinador en Asturias de USAGA, Fernando Marrón, quien explicó que "las ovejas restantes sufrieron un estrés por el que dejaron de producir, no quedaron preñadas, hay una `pérdida patrimonial porque alguien decidió tener osos sueltos cerca de las casas".

La ganadera afectada ya ha anunciado el cierre de la explotación, acuciada por los ataques de la fauna silvestre. En este caso, reclama el pago por la muerte de diez reses, pero asegura que este año ya son 58 más las que han desaparecido. Ella lo atribuye a ataques de osos y lobos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?