Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

ENRESA amplía a 15 años el plazo para que Garoña esté desmantelada

El combustible nuclear podría estar trasladado al almacén de Garoña para finales de 2023

ENRESA estima en torno a 15 años el plazo para que Garoña esté definitivamente desmantelada /

El Gobierno anunció que el desmantelamiento de la central nuclear de Garoña tardaría entre "8 o 10 años", pero la fecha para tener las instalaciones totalmente desmanteladas es superior. "Teniendo en cuenta la fase de transición y la fase de desmantelamiento, la duración podría estar en el entorno de 15 años", han explicado a la CADENA SER fuentes de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) encargada de las tareas para demoler la central. 

Estos plazos son muy similares a los vividos en Vandellós I. Paró su actividad en 1998 y el desmantelamiento no terminó hasta 2003. 

Y es que en Garoña "el desmantelamiento propiamente dicho no ha comenzado" aclara ENRESA. Se está en la llamada fase de transición y en trabajos todavía muy iniciales. Todavía, por ejemplo, no existe como tal un Plan de Desmantelamiento y Clausura. ENRESA ha arrancado la licitación para que una ingeniería elabore ese plan. 

Lo que sí ha cerrado ya ENRESA -lo hizo en julio pasado- es la "actualización" del 'Programa preliminar en actuaciones para llevar a cabo el desmantelamiento de la central Santa María de Garoña', que ya ha remitido al Ministerio de Transición Ecológico. Ahora mismo, ENRESA está coordinando con Nuclenor -la propietaria de la central: Iberdrola y Endesa- "las actividades a llevar a cabo durante la etapa de transición, hasta la transferencia de la titularidad". 

El combustible, trasladado para 2023

El traslado del combustible nuclear es una de las principales tareas del desmantelamiento de la central. Son las barras de combustible que ahora están depositadas en la piscina de Garoña y que serán trasladadas al Almacén Temporal Individualizado (ATI) que se va a construir en Garoña, al no existir un almacén centralizado en España. 

Se trata de un almacén a cielo abierto, como el de Zorita, con contenedores en los que se guardará el combustible nuclear. ENRESA informa que se está tramitando la documentación para licitar esos nuevos contenedores. 

"El inventario total de combustible gastado podría estar en el ATI a finales de 2023", explica ENRESA. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?