Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Los martes de mercado en Santa Clara

Eduardo Díaz recuerda la tradición que permaneció activa durante años en esta zona de la ciudad

Guadalajara cuenta actualmente con el mercado de Abastos y el mercadillo de los martes (plaza de toros) y los sábados (Aguas Vivas), pero durante mucho tiempo existió también otro mercado: el de los martes en la zona de Santa Clara, un mercado menso organizado pero muy popular y bullicioso.

"Se ubicaba en la zona del antiguo convento de Santa Clara (donde hoy se encuentra la sede provincial de Ibercaja) y reunía a numerosos agricultores y ganaderos de toda la provincia", explica Eduardo Díaz, colaborador del espacio 'Historietas de Guadalajara'. "Venían de los pueblos en unos autobuses que paraban en el Infantado. Allí tomaban café en el bar Sol con sus mujeres y después ellas se iban al mercadillo de Abastos y los hombres se quedaban en esa zona de Santa Clara".

Díaz recuerda que era un mercado sin organización, pero en el que se hacían muchos negocios. "Allí se hablaba y se negociaba. Se le llamaba el mercado de las boinas y se vendían y compraban sobre todo animales y parcelas de los pueblos. Eso sí, sin contratos, se cerraba el acuerdo con un apretón de manos y después se celebraba en el bar Soria, el Río, el Bilbao o el Hotel Palace (hoy Hotel España).

Durante décadas fue un mercado muy bullicioso y suponía mucho negocio también para los comercios de la zona. "Hacían su agosto locales como el estanco de la Viuda del Marqués, la Librería Alcarreña, la Sastrería Palomares, Confitería Guajardo (Hernando, cerrada este domingo). Era un bullicio y se movía mucho dinero".

Díaz recuerda que en aquel mercado se pactaban también muchos matrimonios de conveniencia. "Eran otros tiempos. Hoy es impensable, pero allí se hacían muchos, sobre todo en el Hotel Palace".

El mercado de los martes tuvo mucho auge sobre todo entre la década de los 50 y la de los 70. "En los 80 la agricultura y la ganadería empezaron a bajar mucho y el mercado también empezó a decaer. Además, lógicamente, los contratos se formalizan de otra manera. De todas formas hubo algunos ganaderos que siguieron viniendo hasta bien entrado el nuevo siglo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?