Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Nadie dijo nada

Hoy por Hoy soria

 

El subdelegado del Gobierno, Miguel Latorre, ha solicitado al Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) que elabore un plan estratégico que estabilice el empleo y potencie la investigación en el Centro de los Alimentos de Soria, abierto ya hace una década. Actualmente cuenta con cuatro investigadoras contratadas por obra o servicio, un ayudante de investigación, una funcionaria del cuerpo general administrativo y un técnico de mantenimiento. Pero, realmente, ¿qué se ha hecho en este centro desde hace diez años?

¿Se acuerdan Vds. del Centro de investigación forestal de Valonsadero? con una trayectoria magnífica en investigación durante 25 años. Esa sí que era toda una referencia. Lo cerró la Junta de Castilla y León en junio de 2012 y nadie dijo nada. Aquello fue una aberración política. Y nadie dijo nada.

La triste y lamentable decisión de su cierre la tomó la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente bajo el argumento de que respondía a la "reorganización de la investigación forestal de la Comunidad para una gestión más eficaz y eficiente. Una desfachatez.

El Centro Forestal de Valonsadero realizaba investigaciones en selección de maderas nobles y en catalogación de especies forestales. La micología forestal aplicada, los suelos forestales y ecología, la mejora genética de especies forestales y la selvicultura de especies forestales, además con un servicio taxonómico para los recolectores de setas y hongos. En 2010 este Centro de Investigación participó en 13 proyectos I+D, y ese mismo año estuvo presente en ocho congresos o seminarios de investigación, organizó un seminario científico internacional (Expora 2010) y trabajó en la formación de personal investigador mediante estancias formativas y Diplomas de Estudios. Una de las actividades más reconocidas del Centro de Valonsadero fue la colaboración con técnicos suizos que investigaron en Pinar Grande, en Soria, las consecuencias del cambio climático en la producción micológica y su relación con el crecimiento de los árboles productores. Este centro lideró el proyecto europeo Micosylva y en enero de 2011, el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero comenzó a coordinar el grupo de trabajo de Truficultura de la Sociedad Española de Ciencias Forestales. El grupo acordó su ampliación a otras temáticas relacionadas con la Micología Forestal Aplicada.

Nos quitaron una joya para Soria y toda una referencia europea en materia forestal, pero el delegado territorial entonces, el mismo que ahora, Manuel López Represa, dijo que se "pretendía perfeccionar la eficacia y eficiencia en la labor investigadora de la gestión forestal". Increíble, pero cierto. Aquello pasó en Soria y nadie dijo nada.

 

Luego, para compensar el daño, que fue mucho, ya estaba creado el Centro de los alimentos. ¿Se acuerdan de los objetivos de este centro? ¿Se acuerdan de la contratación del soriano y famoso nutricionista Alfredo Martínez, catedrático de nutrición de la Universidad de Navarra y presidente de la Unión internacional de Ciencias de la Nutrición? ¿Se acuerdan que se marchó por patas? Debió ver el panorama y dijo: "Pero qué hago yo aquí y se fue a la carrera".

Así las cosas, ver para creer. No se fíen de los anuncios, ni las promesas de impulsos a determinados proyectos, ni de las visitas de ministros y ministras, y consejeros y consejeras, que vienen a exhibirse para luego no hacer nada. Además, ¿no se dan cuenta de que últimamente su presencia es más frecuente? Cada día tenemos aquí a estos prebostes políticos a los que se les chiva diez minutos antes lo que tienen que decir para quedar bien y ganar votos con vistas a las próximas elecciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?