Últimas noticias Hemeroteca

Una forma diferente de entender los cultivos

La agricultura biodinámica respeta los ciclos naturales y comprende que formamos parte de la Naturaleza

Vacas de la granja biodinámica Castilla Verde en Cercedilla /

En la granja Castilla Verde trabajan sus tierras siguiendo las directrices de la agricultura biodinámica y sus productos cuentan con dos certificaciones ecológicas: la ecológica del Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León y la Demeter. En esta granja de la Sierra de Guadarrama se encuentran los pastos donde viven las vacas y caballos, la quesería donde se elaboran los quesos y yogures a partir de la leche de las vacas, el molino y tahona, que permiten elaborar pan y bollería a partir de nuestros propios cereales y una pequeña huerta y gallinero.

Con la agricultura biodinámica se hacen rotaciones de los cultivos permanentemente, y un cultivo no suele volver a la misma parcela hasta 7 años de haber estado en ella. De ahí, conjuntamente con los preparados biodinámicos, van año a año aumentando la materia orgánica de los suelos. En definitiva, la agricultura biodinámica difiere principalmente de otras metodologías de agricultura ecológica en el uso regular de los preparados biodinámicos ideados por Rudolf Steiner.

Por explicarlo de una manera muy sencilla se abonan las tierras con excrementos de vaca mezclado con sílice u otras plantas medicinales, para protegerlas de plagas, aumentando sus defensas y enriqueciéndolas. Es como una vacuna permanente frente a los problemas del campo, sin aplicar abonos químicos que queman y cansan las tierras.

Lo contamos junto con el director de elmundoecologico.es, Antonio Quilis, y Fernanda Freitas, gerente de la granja biodinámica Castilla Verde en Cercedilla.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?