Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Vuelta a lo natural

El proyecto Life Feeding Scavengers ha contribuido a mantener las poblaciones de aves necrófagas en las diferentes zonas de especial protección de la región

Buitre /

Asentar la población de las aves necrófagas en Castilla y León es el principal objetivo de Life Feeding Scavengers que surgió con la intención de retornar a la forma de alimentación más tradicional de las carroñeras, aprovechando la ganadería extensiva tan característica de nuestra región. La clave ha sido la participación de 550 explotaciones ganaderas en la comunidad autónoma, además de una treintena de asociaciones, cooperativas y otras organizaciones ganaderas que son quienes aportan los animales muertos para que se conviertan en el alimento de las citadas aves. Una autorización expedida por la Junta, permite a las ganaderías dejar los cadáveres en lugares accesibles para los buitres, siempre que se cumplan unos requisitos sanitarios y que se anote cada depósito en un libro de registro.

Este proyecto ha sido cofinanciado por la Unión Europea y con la participación de la Fundación CBD-Habitat, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Fundación del Patrimonio de Castilla y León, este plan lleva desarrollándose desde julio de 2014 con un presupuesto de casi 800.000 euros.

La iniciativa, desarrollada en 26 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS), afecta a casi 800.000 hectáreas de 6 de las provincias castellanas entre las que se encuentran Burgos, Valladolid, Soria y Segovia y ha contribuido a mantener las poblaciones de buitre negro, milano y alimoche.

Son varios los beneficios que se desprenden de este proyecto, no solo para las aves, si no también para los ganaderos que ven reducidos sus gastos al no tener que incinerar los cadáveres y evitan las dañinas emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de este sistema.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?