Últimas noticias Hemeroteca

Paralizado el desahucio de Rosi sin presencia de la Policía Nacional

La nueva fecha del desalojo de la vivienda de Lavapiés es el 15 de febrero

Rosi (con fecha de desahucio para hoy) y su hermana Pepi (a la espera de nueva fecha de desahucio) ambas vecinas de la calle Argumosa 11 en Lavapiés. /

Ha sido la tercera vez que la familia de Rosi (50), su marido y su hija de 24 años, pasa por la situación de esperar en su casa de la calle Argumosa, 11, en Lavapiés, con las maletas y la mayor parte de sus enseres empaquetados. Ha sido la tercera vez con fecha de desahucio. El desalojo se ha vuelto a parar y el nuevo día que le da el juzgado es el próximo 15 de febrero. Por eso, la alegría, es a medias dice Rosi. "Muy contenta. Por lo menos me he quedado en mi casa. Que no sabía dónde iba a ir. Pero vamos, es muy poco tiempo porque un mes pasa enseguida".

De ese poco tiempo que dan a las familias se queja Ana Sánchez, portavoz de Bloques en lucha, uno de los colectivos que apoyan a las familias de este edificio. "Los juzgados tienen opciones para no poner una fecha al desahucio hasta garantizar la alternativa habitacional. Eso los juzgados lo pueden hacer y no lo están haciendo", se queja esta activista.

Activistas contra los desahucios delante del portal de Rosi en Argumosa 11. / ELENA JIMÉNEZ/CADENA SER

Este ha sido el primer desahucio programado sin presencia de la Policía Nacional después de que Radio Madrid adelantara que el delegado del Gobierno, José Manuel Rodríguez Uribes, había pedido a la Jueza Decana y al Fiscal Jefe de Madrid que en lugar de ir agentes nacionales fueran de la Policía Municipal. La comisión judicial ha estado acompañada únicamente por dos agentes motorizados de la Policía Local de Madrid y han señalado que no podían llevar a cabo el desahucio ante la presencia de decenas de personas protestando.

Imagen de la fachada del edificio de Argumosa 11 con los carteles de protesta contra los desahucios. / ELENA JIMÉNEZ/CADENA SER

Rosi lleva alrededor de 20 años en esa casa en el barrio de Lavapiés. Pagaba 400 euros a la anterior propietaria del edificio pero cuando llegó la empresa inmobiliaria Proindivisos le pidieron 1.700 euros al mes. Desde entonces no hay negociaciones entre la nueva propiedad y la antigua inquilina. Proindivisos ya ha señalado a esta redacción en otro proceso de desahucio que sus intenciones pasan por hacer viviendas de mayor lujo en el edificio y dirigidas al turismo.

El de Rosi no es el único desahucio previsto en Argumosa 11. Su hermana, Pepi, superó el 14 de diciembre el quinto intento de desalojarla de su casa y su cuñada, Juani, se enfrenta el viernes 18 a un nuevo desahucio junto a su marido, su hija con discapacidad y una nuera embarazada de ocho meses.  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?