Últimas noticias Hemeroteca

Sin cordón

La cúpula del PP balear dice sentirse cómoda con el Pacto de Andalucía con Vox, con lo que muestra su disposición a gobernar con las políticas que le llevaron a la oposición y forzaron la dimisión de Bauzá

Si estaba usted esperando una dura reprimenda de la derecha centrista y centrada europea a Ciudadanos por el pacto con Vox en Andalucía, permítame que rebaje sus expectativas leyéndole el tuit del presidente del grupo liberal en el Parlamento Europeo, el belga Guy Verhoofstadt:

“Contento de ver a Ciudadanos en el gobierno de Andalucia con un programa centrista y reformista y sin concesiones ni acuerdos con Vox. Se abre una oportunidad histórica para la regeneración y modernización de esa gran tierra, ¡Ganan los andaluces y todos los españoles!”

Efectivamente, no es una reprimenda por pactar con la derecha cerril y montaraz de Vox, sino una felicitación por no hacerlo, pese a que los naranjas gobernarán con el PP en Andalucía, sí, gracias a los votos de Vox .

No trate de entenderlo. Basta con que sepa que, gracias a los ultras, los liberales gobiernan también en Dinamarca y Finlandia, como lo hicieron antes en Bélgica y Holanda. Busque en Google las condenas de Verhoofstadt a tales pactos. No las encontrará porque no existen.

Europa dice que quiere reaccionar para frenar a la extrema derecha, pero en la práctica el cordón sanitario sólo funciona en Francia y Alemania. No sólo la derecha tradicional, además, da alas a la ultraderecha: en Italia gobierna con ella un partido que se autocalifica como 'antisistema', el Movimiento 5 Estrellas.

¿Y en Balears? Aquí no hay cordón que frene a la Hermandad del Santo Mocasín. La cúpula del PP balear dice sentirse cómoda con el Pacto de Andalucía con Vox, con lo que muestra su disposición a gobernar con las políticas que le llevaron a la oposición y forzaron la dimisión de Bauzá.

El sueño dorado de Company es , seguramente, ser el Moreno Bonilla de Andalucía con Xavier Pericay y Jorge Campos disputándose la conselleria de Educación. No sólo le quitarían un 'marrón' de encima, sino que, además, le permitirían hacer de 'poli bueno' y reprenderles cariñosamente cuando se les vaya la mano contra el catalán. La lengua, digo

 

 

 

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?