Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

'Carta al abusón del colegio'

Comentario inicial del 'Hoy por Hoy Las Palmas' del 11 de enero.

Las Palmas de Gran Canaria

Mi muy poco querido abusón,

Hoy te escribo esta carta porque me acordado de ti. Sí, quizás tú ni me reconozcas, ni recuerdes mi nombre o ni siquiera de que íbamos juntos a la misma clase. Pero yo, a veces, todavía te tengo presente. Recuerdo tu nombre, tu cara, los insultos que me regalabas casi a diario e incluso del derechazo que me diste en la barriga una mañana cualquiera porque sí. Porque sentías que podías hacerlo, que tenías una especie de inmunidad que te salvaba de todo el daño que hacías, porque los niños pueden ser crueles y tú te tomabas esa frase como una máxima que tenías que practicar constantemente.

Hoy me acordado de ti. Y a la vez del terror que causabas entre algunos compañeros cuando sonaba la campana del recreo. Un tiempo de ocio que se convertía en la jungla y tú eras el rey. Y lo peor es que lo sabías, que todos los sabíamos pero que nadie hacía nada.

Hoy te recuerdo. Pero no por los insultos que le dedicabas al gordito de la clase, a la de las gafas de culo de botella o al afeminado. Para eso sí que tenías ingenio y cabeza. Hoy me acordado de ti. Y lo he hecho porque el acoso escolar vuelve a ser noticia. Tanto que hasta 100 menores canarios denunciaron hace un año que sufrían por culpa de un compañero el mismo o más daño que el que tú nos infligías. Porque ahora a los abusones como tú también se les puede denunciar. Ahora hay hasta un nombre en inglés a lo que tú nos hacías.

Hoy al acordarme de ti me entristecí. Pero no por lo que hacías sino porque no encontré en mi memoria ningún momento en el que te planté cara para defender a otro compañero acosado. Ningún momento en el que se lo conté a alguien. Hoy al acordarme de ti me he dado cuenta de que el acoso escolar no es una cosa de niños sino un problema de adultos. Porque en el colegio se aprende mucho pero el respeto al otro se debe enseñar en casa. Y no sé si ya eres padre pero espero que hayas aprendido con el tiempo esa lección por el bien de tus hijos y el de sus compañeros.

Curiosamente, hoy al acordarme de ti se me ha venido a la cabeza esos niños y niñas que sufren bullying. Y me encantaría que leyeran esta carta para que supieran que, aunque lo parezca, no están solos. Que ese monstruo que les atormenta no es más que un niño como ellos que más que miedo les debería de dar lástima. Que lo que hoy temen será un recuerdo pasajero en unos años. Que lo mejor que pueden hacer es enfrentarse a lo que sufren pero no hacerlo solos. Siempre deben hablar con sus padres, o con un profesor o con un adulto que como yo esté dispuesto a echarles una mano para que los abusones como tú les dejen tranquilos, cambien, mejoren y dejen de hacer daño.

Atentamente, y ya sin miedo, David Perdomo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?