Últimas noticias Hemeroteca

La UPV desarrolla una herramienta para optimizar la gestión de los bosques

La solución que propone este grupo de investigación, bajo el nombre Life Resilientforests, es reducir la masa vegetal de los montes, lo que conllevaría un mejor uso del agua y reducir el peligro de incendios

Este verano hemos vivido en la Comunitat uno de los peores incendios forestales del país: el incendio forestal de Llutxent. Un fuego que calcinó más de 3.200 hectáreas y afectó a siete municipios. Según explica María González, investigadora del Instituto de Ingeniaria del Agua y el Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València, el bosque mediterráneo es muy propenso a los incendios, entre otras razones, por la sobrepoblación de árboles en los montes y la escasez de agua. Por lo que, para solucionar este problema, González, en colaboración con investigadores alemanes, belgas y portugueses, ha desarrollado una herramienta que busca optimizar la gestión de los montes.

En palabras de González, los montes mediterráneos son poco rentables por lo que los propietarios acaban abandonándolos a su suerte, lo que aumenta la población de vegetación. Si a esta sobrepoblación se le une la escasez de agua de lluvia hace que los árboles "se peguen" para poder conseguir la poca agua que tienen a su alcance para poder subsistir. Además, según explica la investigadora, en numerosas ocasiones, el agua se queda en las copas de los árboles por lo que acaba evaporándose y volviendo a la atmósfera antes de calar en la tierra.

La solución que propone este grupo de investigación, bajo el nombre Life Resilientforests, es reducir la masa vegetal de los montes, lo que conllevaría un mejor uso del agua -tanto en las cimas como en las cuencas- y reducir el peligro de incendios. Además, todo el material que se desecharía de la tala como troncos, hojas o ramas serviría para crear biomasa así como para triturar madera y devolverla al monte como abono natural.

Esta iniciativa, que se puso en marcha en octubre y tiene una duración de cuatro años, nace de un intento de mejorar el plan de gestión forestal de Serra. Una vez puesta en marcha, se ha extrapolado a la cuenca del Carraixet, donde se encuentra Serra. Además, está previsto que se ponga en marcha en la cuenca del socio portugués, que aunque es un bosque mediterráneo, se enmarca dentro de los semiáridos, y finalmente está previsto ponerlo en marcha en bosque alemán, un paso que, como explica González, es importante para comprobar la elasticidad de la aplicación, porque el agua es uno de los ejes principales en nuestros bosques pero no lo es en los bosques germanos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?