Últimas noticias Hemeroteca

El mejor ataque es una buena defensa

El Real Oviedo ganó 2-1 al Cádiz gracias a los goles de Carlos Hernández y Diegui Johannesson.

Varios jugadores del Oviedo celebran el tanto anotado por Carlos Hernández. /

Si Anquela pedía en la previa de esta jornada más puntería a sus delanteros, esta vez fueron los defensores quienes encontraron el acierto en las dos únicas oportunidades que tuvo el Oviedo durante el primer tiempo. La línea de cinco atrás realizó un gran trabajo todo el encuentro, concediendo muy poco, pero ofensivamente fue descisiva para vencer a un rival directo y reavivar así la ilusión de todos los oviedistas.

Cuatros partidos ganados de cinco posibles en este 2019. Difícil tener mejor comienzo de año para un Oviedo que se llevó los tres puntos contra el Cádiz en un partido donde fue mejor en el cómputo global. Paradójicamente, en el tramo de menos fútbol, que fue el primer tiempo, llegaron los tres goles del choque. Los azules tuvieron la posesión, pero casi de forma estéril, mientras que los amarillos solo crearon cierto peligro con la velocidad de Machís en banda, y en ocasiones provocado por fallos en la entrega del balón de los ovetenses en su propio campo. En la segunda parte el conjunto azul aguantó el arreón inicial de los hombres de Álvaro Cervera, se defendió bien, y supo reponerse de ese empuje visitante lanzando alguna contra primero y manejando la pelota con sentido después.

Escucha la rueda de prensa completa de Anquela

En la primera parte prácticamente no se pudo ver más acierto por parte de uno y otro conjunto. El balance fue de dos ocasiones para cada equipo tras las que el Oviedo salió claramente beneficiado. El encuentro comenzó con los carbayones reponiéndose de un susto importante a los siete minutos. Manu Vallejo, que remató de cabeza un centro de Machís, obligó a Champagne a emplearse a fondo y a realizar la parada de la tarde. El guardameta argentino salvó sobre la línea un gol cantado.

Por su parte, el conjunto azul no perdonó en la primera oportunidad que tuvo. El balón parado, tan importante en la categoría, fue suficiente para adelantarse en el marcador. Bárcenas puso un córner al corazón del área, remató Alanís y el rechace de Cifuentes fue empujado a la red por Carlos Hernández. 

Desde ese momento y hasta llegar al borde del descanso, ambos equipos tuvieron varias imprecisiones, muchas debido a un césped en estado deplorable. Pero aún así el ritmo era lento, no había profundidad y el juego fue bastante monótono. Aunque los azules tenían un mayor control, no se transformaba en ocasiones, mientras que el Cádiz lo basaba todo en sus contras que, por otro lado, eran bien detenidas por los locales. En el minuto 42 una buena acción combinada entre Lekic y Machís fue terminada por este último entre las piernas de Champagne. Golpe duro para los azules antes de irse a los vestuarios, pero que no pudo tener mejor reacción con el gol de Diegui acto seguido. Bárcenas robó una pelota cerca del área rival, condujo el esférico, recortó a un defensor y su disparo fue repelido por Cifuentes con la fortuna de que Diegui se encontraba en la mejor posición posible para anotar a placer. Cien por cien de efectividad de cara a la portería contraria. Gol de los llamados psicológicos, y más tras producirse justo después del tanto visitante.

La segunda parte empezó con más dominio del Cádiz. Los amarillos salieron con una marcha más y de nuevo Machís puso a prueba a un Champagne que una vez más tuvo grandes (y decisivas) intervenciones. En este caso con un disparo desde fuera del área donde el portero respondió con una buena mano abajo para mantener por delante a los suyos. Apretaba el equipo gaditano, que metía atrás a los ovetenses, pero, salvo la oportunidad mencionada anteriormente, no dio la sensación de poder empatar el choque por el buen hacer defensivo de los carbayones.

Con el paso de los minutos, los jugadores de Anquela se fueron quitando de dicha presión y estiraron líneas. A ello también ayudó dos errores de Cifuentes, que regaló al Oviedo dos balones próximos a su meta, que ni Bárcenas primero ni Joselu después fueron capaces de materializar con dos disparos fáciles de detener para el portero manchego. La tuvo de nuevo el delantero onubense después de un centro de Diegui al segundo palo, pero el remate en plancha de Joselu se marchó fuera. Los últimos veinte minutos del partido se jugó a lo que quiso el Oviedo. Esos instantes estuvieron bien controlados gracias al papel de Tejera y Javi Muñoz. El madrileño sustituyó a un impreciso Ramón Folch y, junto a Tejera, conservó la posesión del esférico y manejó el equipo a su antojo, sumado al robo tras pérdida que aplicaron los azules.

En el tramo final del encuentro cabe mencionar también el debut de Jorge Mier, que entró al césped en el tiempo añadido en el lugar de Diegui Johannesson.

Este resultado permite al Oviedo no solo adelantar al Cádiz en la clasificación, sino tener ganado también el golaveraje particular a los gaditanos. Ahora los azules, que son octavos y están a dos puntos del play off, se medirán en la próxima jornada al Elche en el Martínez Valero (sábado, 18:00 horas). Dicho compromiso liguero se lo perderá Bárcenas, uno de los futbolistas en mejor estado de forma, tras ver la quinta amarilla de la temporada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?