Últimas noticias Hemeroteca
EL LARGUERO EL LARGUERO Retiradas las licencias de Felipe Reyes y Facundo Campazzo a petición de los árbitros

"Le decía a mi mujer que ganaba menos y pedí dos créditos a su nombre para jugar"

Un ciudadano anónimo comparte en Ser en Redes su experiencia tras superar la adicción a las apuestas deportivas online

El testimonio de Juan con respecto a su adicción a las apuestas deportivas online debe cundir como ejemplo /

Este miércoles en Ser en Redes le hemos puesto voz a esa cifra que conocíamos hace una semana de boca de Luis Bononato, director de Proyecto Hombre, que una de cada diez personas atentidadas en la ong lo es por su adicción a las apuestas online.

En el caso de Juan, un ciudadano normal, casado y con dos hijos, comenzó como una broma: "Estábamos seis amigos y decidimos jugar cada uno cinco euros para darle más emocion al partido. Si ganábamos, estupendo, y si perdíamos sólo serían cinco euros. De ahi pasamos a apostarnos 10 euros, luego 15, 20, 25, y de ahí a jugar también solo a espaldas de todos. Es decir, jugaba 15 euros con ellos y 50 yo solo".

Su adicción fue a más, de forma que "llegó un momento en el que no quería ver un partido con nadie". De hecho, comenzó a ser consciente de que tenía un problema cuando ganó una apuesta de 15.000 euros "y no pude celebrarlo con nadie porque mis amigos me iban a decubrir que también apostaba en solitario y mi mujer no estaba al tanto de nada. Al final eres un desgraciado, porque lo mejor de ganar es poder compartirlo con los tuyos".

Tan al margen estaba ella que Juan le ocultó durante el año parte de su salario: "Le decía que cobraba mil cuando en realidad eran 600, que era lo que mensualmente dedicaba a apostar, además de tres créditos que pedí: uno de 13.000 euros, otro 2.500 y un tercero de 2.000. Dos fueron pedidos a su nombre".

Todo saltó por los aires el 7 de marzo de hace dos años, cuando su mujer recibe una nota en su trabajo en la que le advierten de que su marido tenía un problema de ludopatía, que tenia un comportamiento muy extraño y que debía hacer algo. "Cuando me preguntó si era verdad se lo reconocí todo porque necesitaba liberarme de esa angustia. Salía con mi hijo dos horas al parque y cuando regresábamos me reprochaba que no le había columpiado porque había estado todo el rato apostando con el móvil. Y sacaba al perro e igual".

Después de haber superado su adicción en Proyecto Hombre, Juan se arrepiente de mucho. Como de "no haber valorado a mi mujer y a mis hijos que son las personas que siempre han estao ahí. Cuando entré en el pgorama le echaba la culpa a todo el mundo, pero hasta que to tomas conciencia de que el problema y la solución están en uno no empiezas a quitar piedras del camino".

De su grupo de seis amigos, él y otro más acabaron con problemas. Que cunda su ejemplo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?