Últimas noticias Hemeroteca

Desde Vadillos, por el embalse de Chincha, hasta la cueva del Sierpe

La excursión discurre por parajes de gran belleza y valor natural en el entorno de Cañizares y a la entrada de la hoz de Beteta

Una pasarela de madera nos acerca a la cueva del Sierpe, junto al embalse de Chincha, en Puente de Vadillos, Cañizares (Cuenca). /

Volvemos a la Serranía Alta de Cuenca, comarca que hemos visitado en alguna de nuestras rutas, como cuando nos asomamos al mirador de la hoz de Tragavivos o a los miradores de la Hoz de Beteta. Los pasos nos llevan esta vez por un sendero que discurre desde Puente de Vadillos, en el municipio conquense de Cañizares, siguiendo la margen izquierda del embalse de Chincha, y muy cerca de la hoz de Beteta, para llegar hasta la Cueva del Sierpe. Nos guía Fernando Carreras, de EcoExperience, en el espacio Nos vamos de excursión, que emitimos cada viernes en Hoy por Hoy Cuenca.

'Nos vamos de excursión' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

Para llegar nuestro destino, la curiosa cueva del Sierpe, saldremos desde Cuenca hacia Chillarón para seguir por Villar de Domingo García y desviarnos hacia Albalate de las Nogueras y, desde aquí, hacia La Frontera y Cañamares. Desde este municipio atravesamos el túnel del Monsaete para llegar a Cañizares y continuar hasta Puente de Vadillos.

El sendero discurre junto al embalse de Chincha. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Justo antes de entrar al pueblo vamos a ver, abajo a la izquierda, la fábrica de carborundo y a la derecha, la pequeña ermita la de la Virgen de las Angustias. En este punto, a mano izquierda y antes de entrar en la bajada al pueblo, veremos un espacio amplio donde aparcaremos.

En la ruta vamos a seguir la margen izquierda del embalse de Chincha, donde se unen el río Curvo y el Guadiela. Nosotros cogemos la senda que baja primero un poco para continuar después de forma recta y paralela al embalse. Las vistas por aquí son impresionantes entre el pinar y las orillas del embalse con sus aguas verdes. Además, veremos un gran número de especies vegetales como rosales, enebros o bujes.

Entrada a la cueva del Sierpe. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Entre la tranquilidad del camino seguramente escucharemos el ruido de los zampullines, las fochas o de alguna de las numerosas aves acuáticas del embalse, aparte de pájaros de pequeño tamaño que viven en las orillas.

Lo que más llama la atención es la tranquilidad del paraje y el paisaje que nos encantará según avanzamos. Si seguimos el camino veremos que hay un punto en el que se bifurca, la parte de la derecha sigue un poco y se acerca a la orilla del embalse. Nosotros tomaremos el camino de la izquierda que tiene en un primer momento una pequeña pendiente hasta subir al punto más alto desde el que también tenemos una bonita vista del embalse y de la hoz de Beteta al fondo. El sendero bajará de nuevo hasta la cueva que vamos a visitar.

Entrada a la cueva del Sierpe vista desde el interior. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Antes de llegar a la entrada de la cueva, veremos una pequeña barandilla de madera y una escalera que nos baja a la misma. En la entrada nos encontraremos con una puerta de metal, que tendremos que abrir para acceder a la cueva.

La caverna está justo a la altura del agua del embalse lo que la hace aún más impresionante. Nos llamará la atención su tamaño, ya que es bastante amplia, tanto de altura como de profundidad. Tiene una boca muy grande lo que nos permitirá tener luz en el primer tramo, pero hay que tener cuidado si no llevamos linterna de no adentrarnos mucho, ya que el suelo de la cueva es inestable, hay mucha humedad y muchos huecos, y podemos caer sin darnos cuenta.

Esta ruta presenta paisajes de gran belleza. / Fernando Carreras (EcoExperience.es)

Para la vuelta deshacemos el camino que hemos llevado. En total son unos 6 kilómetros de una ruta que seguramente no olvidaremos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?