Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Las asociaciones lamentan que el Decreto Ley para el Juego Responsable llegue "tarde"

Consideran la nueva norma de la Junta necesaria y perfecta en su contenido. La misma establece distancias mínimas de 300 metros entre una sala de juego y un centro escolar, pero no tendrá carácter retroactivo

ARCHIVO /

Luego de años de reivindicación por parte de las asociaciones de rehabilitación de adictos al juego, la Junta de Extremadura ha dado luz verde a un Decreto Ley para el Fomento del Juego Responsable que pretende poner límites a las casas de apuestas. Ya son más de un centenar abiertas a lo largo y ancho de Extremadura, con presencia en pueblos de hasta mil habitantes y algunas ubicadas a 50 metros de un centro escolar.

Precisamente uno de los puntos clave de ese decreto es que establece una distancia mínima de 300 metros entre un salón de juego y un centro educativo, y 250 metros con otra sala ya abierta. Pero no tendrá carácter retroactivo, por lo que las asociaciones lamentan que haya llegado demasiado “tarde”. Como indican a la SER Antonio Regalado, de la Asociación Extremeña de Jugadores en Rehabilitación (AEXJER), Peligros Folgado, de la Asociación ATABAL de Badajoz, y Juanma Díaz, psicólogo de la asociación ADAT de Don Benito.

Aún con esa desventaja, la norma amplía los casos de infracción y endurece las sanciones. Dará un plazo de hasta tres meses, desde su entrada en vigor, a las casas de apuestas para instalar controles de acceso, pedir el DNI y contar con un registro de “auto-prohibidos” actualizado. No hacerlo puede suponer una multa que puede ascender a los 600.000 euros. Además, entre las sanciones se incluye la posibilidad de cerrar el local de manera definitiva.

La proliferación de las casas de apuestas en Extremadura desde el 2015 trajo el resultado ya conocido, y siguiendo la tónica general del resto del país: el nuevo perfil del ludópata ha cambiado. Ya no son hombres mayores de 40 años adictos a las máquinas “tragaperras”. Sino jóvenes en la veintena y estudiantes para los cuales el juego es ya la nueva heroína.

Las alarmas saltan, no obstante, cuando a las asociaciones de rehabilitación y al SES acuden menores de edad. Según los últimos datos facilitados por la secretaría técnica de drogodependencias a la SER, cerca de 30 menores con adicción son tratados al año desde 2014. Antes, no se registró ninguno.

Pero lo cierto es que la entrada de menores a dichas salas era y es una infracción muy grave de la ley. Con la paradoja de que las casas de apuestas se han abierto precisamente a escasa distancia de los centros escolares. Como la norma no tendrá carácter retroactivo y el boom de la apertura de salones ya fue, su efectividad dependerá, a partir de ahora, de los controles y las sanciones que se realicen.

Desde las asociaciones confían en que a partir de ahora se hagan más controles y que se vele, en definitiva, por el cumplimiento de la norma una vez entre en vigor. Pero recuerda Peligros Folgado, de la asociación ATABAL, que no sólo es una cuestión de la administración atajar el problema de la adicción en los más jóvenes, sino de los mismos ciudadanos que, concienciados, deben dar aviso a la policía local o nacional si sospechan que en un local entran menores.

A partir de ahora queda abierto un nuevo frente: la regulación a nivel estatal de la publicidad, así como cubrir el vacío legal en lo que a apuestas online se refiere. Ya que sólo con el acceso a un móvil u ordenador, a través de internet, un menor tiene fácil comenzar a apostar. En Extremadura, más del 25% de los ludópatas que reciben tratamiento son ya adictos al juego online.

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?