Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

La decadencia de las cabinas de teléfono de las que solo quedan 24 en Cuenca

En la provincia se mantienen 51 cabinas, según Telefónica, que seguirá prestando el servicio hasta finales de 2019

Una de las últimas cabinas de Cuenca ubicada en la rotonda Ingeniero Ángel Pérez. /

Solo quedan 24 cabinas de teléfono en la ciudad de Cuenca; 51 en toda la provincia. El número total en Castilla-La Mancha es de 744. Desde que se instaló el primer teléfono en 1881 en la fábrica de paños Muñoz y Pena, la telefonía ha evolucionado mucho. Los teléfonos públicos proliferaron desde los años veinte y a mediados del siglo pasado se instalaron en las calles las cabinas. Ahora cada vez quedan menos. De esto hemos hablado en Hoy por Hoy Cuenca con la alcaldesa de Villas de la Ventosa, Mª del Carmen Salmerón, pueblo en el que el año pasado desinstalaron el teléfono público “porque ya no lo usaba nadie”, nos dice. También nos ha aportados datos de la historia de la telefonía en Cuenca, Paco Page, coleccionista de teléfonos natural de Ribagorda. Y con Pablo Soler, uno de los administradores del blog Historia Telefonía, hemos conocido algo más de la historia de las cabinas y de su valor patrimonial.

Reportaje sobre las cabinas en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

La prestación de teléfonos públicos de pago mediante cabinas telefónicas mantendrá su naturaleza de "servicio universal de telecomunicaciones" hasta el 31 de diciembre de 2019, según un Real Decreto que modifica el reglamento sobre condiciones de prestación de servicios de comunicaciones electrónicas aprobado el pasado mes de diciembre. El Gobierno ha decidido extender la vigencia de esta condición designando a Telefónica como operador encargado de la prestación de ese servicio. “No por voluntad expresa de Telefónica”, según explican fuentes de esta compañía, “dado que la última vez que se sacó a concurso la prestación de las cabinas, a finales del 2016, éste quedó desierto”.

Getty Images

La demanda de este servicio se ha reducido drásticamente motivada por la penetración de la telefonía móvil en todos los segmentos de la sociedad y la extraordinaria cobertura móvil. En Castilla-La Mancha la cobertura de Banda Ancha Móvil (3G) está situada en el 98,2% de la población autonómica. La cobertura de Voz Móvil llega al 99,8% de la población autonómica. El porcentaje de cobertura 4G de Telefónica supera ya el 80% de la población de la región.

“La escasa demanda por parte de los usuarios encarece notablemente los costes de prestación del servicio de cabinas”, según Telefónica. “La demanda sigue cayendo a plomo, un 20% en el 2018, y estamos ya por debajo de 1 llamada/día de media”.

“La demanda sigue cayendo a plomo, un 20% en el 2018, y estamos ya por debajo de 1 llamada al día de media”. / Cadena SER

Otros países de nuestro entorno como Francia y Bélgica ya han procedido a eliminar la obligación de proveer el servicio de cabinas en el marco del servicio universal, incluso con niveles de utilización superiores a los existentes en España. La propia Comisión Europea en su propuesta de revisión del marco regulatorio ha considerado que supone una obligación obsoleta y recomienda a los Estados miembros su eliminación.

Un estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) revelaba que el 88 % de los españoles jamás ha utilizado una cabina y, según datos de Telefónica, “alrededor de la mitad de las cabinas no cursan ni una sola llamad”.

Primer teléfono público que se instaló en Ribagorda, en Sotorribas (Cuenca). / Cadena SER

¿Qué hacer con las cabinas?

Algunos proyectos piloto buscan nuevas utilidades, como el desarrollado en Sevilla entre su Ayuntamiento, la Junta de Andalucía, Telefónica y la startup iUrban.es. El proyecto permite la reconversión de las cabinas de teléfono en neocabinas, que ofrecen información de la ciudad en tiempo real, además de permitir la carga de móviles y la conexión gratuita a internet.

Cabina-pecera en Japón. / blog.cnmc.es

En las fiestas de las Fallas de Valencia del pasado año se instalaron 20 small cells, unos pequeños dispositivos, que se ubicaron en cabinas situadas en puntos estratégicos de la ciudad y que permitían amplificar la señal 4G y mejorar la cobertura en zonas de difícil acceso. Esta iniciativa piloto sirvió para reforzar las comunicaciones tanto de datos como de voz ante el aumento del uso del teléfono móvil que se experimentó en Valencia durante esos días.

En Japón algunas se reconvierten como peceras y en Gran Bretaña, sus típicas cabinas rojas se pueden comprar o alquilar. Algunas son ya tiendas o establecimientos de arreglo de teléfonos móviles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?