Últimas noticias Hemeroteca

Un perro mordió a su hijo y ahora serán indemnizados con 11.000 euros

En el recurso presentado por los demandados, estos alegaron que la culpa era imputable exclusivamente a los padres, por no haber mantenido el debido cuidado sobre el menor

Los Pit bull terrier forman parte de la lista de razas de perros peligrosos /

El propietario de un perro que causó diversas mordeduras a un niño de cuatro años de edad que se encontraba con sus padres en una heladería deberá pagar a estos una indemnización de 11.000 euros por las importantes heridas que le produjo el can, que estaba suelto y sin bozal.

Así se recoge en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia que confirma la dictada ahora hace casi un año por un Juzgado de Primera Instancia que estimó la demanda de los padres y condenó al demandado y a su compañía de seguros a pagarle la citada suma.

En el recurso presentado por los demandados, estos alegaron que la culpa era imputable exclusivamente a los padres, por no haber mantenido el debido cuidado sobre el menor.

También alegaron que caso de considerarse por la Audiencia que el propietario del perro era también responsable, debía estimarse la existencia de una concurrencia de culpas, en la que a los padres debía atribuírseles un setenta por ciento o el porcentaje que estimase la Sala.

El tribunal, al desestimar el recurso, indica que Juzgado declaró probado que el dueño del can sabía que el espacio de la terraza por el que se accede a su vivienda estaba destinado a los clientes de la heladería, "llegando a tener colocadas mesas y sillas, no existiendo ninguna barrera arquitectónica, móvil o de cualquier tipo, que delimitara dicho espacio".

También señaló el Juzgado en la sentencia que ahora se ve ratificada que era cuestionable la versión exculpatoria dada por una testigo, porque la misma es hija del demandado y regentaba la heladería en cuestión.

Esta indicó en su declaración que la reacción del perro fue debida a que el niño le tiró de las orejas y del rabo.

La Audiencia, que tiene como ponente en este caso al magistrado Juan Martínez, comenta que "la culpabilidad del dueño del perro, vistas las circunstancias en que se produjo la agresión por parte del animal al menor, es de tal entidad y gravedad que, cualquier comportamiento negligente que se pudiera, hipotéticamente, imputar a los padres, queda embebida por la misma".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?