Últimas noticias Hemeroteca

Victoria de líder en la Rosaleda

Osasuna remonta en la segunda parte en el campo de un rival directo como el Málaga para dar un golpe encima de la mesa y distanciar en 7 puntos a sus rivales por el ascenso

Osasuna se presentaba en la Rosaleda con la oportunidad de bordar una jornada redonda tras los pinchazos de casi todos sus rivales directos y pese a las dudas suscitadas en la primera parte, consiguió enmendarlo en la segunda para dar un paso importante en sus aspiraciones por el ascenso. Visto los resultados la sensación era que un empate podía ser un buen resultado y ya ganar, claro está, sería dar un golpe encima de la mesa. Los de Jagoba Arrasate volvieron a demostrar una semana más la capacidad de no dar por perdido nunca nada y suman 3 puntos importantes de cara a sus aspiraciones al ascenso directo. La victoria en Málaga supone recuperar el liderato con 57 puntos, uno más que el Granada y sobre todo meter 7 puntos de ventaja respecto a sus perseguidores por el ascenso directo y 12 a los que persiguen el playoff con ya solo 13 jornadas para el final y una es ante el Reus en el que sumará a 5 jornadas del final los 3 puntos.

Una victoria cimentada en dos partes bien diferenciadas. Una primera en la que se jugó a lo que quiso el Málaga liderados por un N´Diaye onmipresente y una segunda en la que los rojillos le aplicaron a Muñiz su propia medicina hasta lograr una victoria que pudo ser más holgada. Los primeros 45 minutos el Málaga maniató con su presión en el campo a Osasuna que se veía incapaz de jugar cómodo y poder salir de su propio campo. Por las bandas hacía daño el equipo de Muñiz por la izquierda con Ontiveros y por la derecha con Blanco Leschuk cayendo a banda para asistir a Adrián que marcaba a bocajarro el 1-0. Con el gol en contra no consiguió reaccionar Osasuna que permanecía contra las cuerdas con opciones de Ontiveros y sobre todo al borde del descanso de Renato Santos que con 2 compañeros completamente solos en el área se la quiso hacer él solito perdonando una clara opción para hacer el 2-0.

Lo mejor al descanso era el resultado. Llegar perdiendo solo 1-0 daba opción a los rojillos de meterse en el partido aunque fuera en una jugada aislada. Después de acariciar la lona en varias ocasiones, Osasuna sacó su versión de boxeador campeón y le aplicó a Muñiz de su propia medicina. Un córner a favor del Málaga acabó con una gran contra. Balón perfecto en largo de Rober Ibáñez para la carrera de Rubén García y el alicantino superaba a Munir para anotar su quinto gol de la temporada. Un gol que daba vida a Osasuna tras el sufrimiento al descanso. Un empate que suponía además un golpe directo a un Málaga que se jugaba más que 3 puntos y que a partir de ahí quedó a merced de los rojillos.

Refrescó el equipo Jagoba Arrasate con la entrada de Iñigo Pérez por un Mérida protestón con amarilla y de Brandon por un enfadado Rober Ibáñez. Con el Málaga todavía en estado de “shock” una gran asistencia de Iñigo Pérez dejaba solo a Juan Villar que demostró su condición de killer para superar a Munir e igualar con 10 goles a Torres como máximo goleador rojillo. Casi sin darse cuenta, Osasuna le había dado la vuelta al partido y al Málaga no le quedó otra que apelar a la desesperada. Muñiz metió a toda la artillería que le quedaba con Seleznov junto a Blanco y a Mula y a Harper para renovar las bandas.

Munir se convirtió en protagonista evitando la sentencia de Osasuna con 2 remates de gol de Juan Villar. La primera a bocajarro tras jugada de Torres por banda derecha y la segunda a centro de Nacho Vidal pero su disparo cruzado lo despejó también el portero marroquí. Osasuna perdonó y solo sufrió con un remate de Seleznov que acabó pegando en el brazo de David García y la reclamación de posible penalti malaguista. No lo entendió así el colegiado Díaz de Mero que demostró personalidad en un partido con mucha presión desde la previa.

Victoria de más de 3 puntos para Osasuna en el campo de un rival directo como el Málaga al que deja tocado a 7 puntos de distancia más el golaveraje. Golpe de autoridad al resto de rivales directos por el ascenso directo que salvo el Granada pincharon en esta jornada y ya solo restan 13 jornadas para el final y una está ganada a falta de 5 partidos por los 3 puntos del Reus.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?