Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Blanco nuclear

Buenas tardes, queridos oyentes. Se que es caer en el tópico, pero el tiempo en Galicia está un poco loco últimamente y pasamos de una semana de tormenta brutal a unos días de sol y calor. Como nunca llueve a gusto de todos, y menos de mi perra, que tiene especial aversión a las precipitaciones, me gustaría centrarme en el sol, el astro rey.

Y eso que no tengo una relación demasiado estrecha con Lorenzo. Yo soy de esas personas que en verano parecemos enfermos por la falta de pigmentación en la piel. Es un círculo vicioso. Somos tan blancos que nos da vergüenza exponernos al sol delante de los morenos, y si no nos ponemos al sol, pues seguiremos blancos el resto de nuestras vidas.

El problema está cuando uno de nosotros, los caminantes blancos, nos lanzamos a la aventura de pasar un día en la playa. Tenemos dos opciones: o no llevar protección solar, lo que es un gran error, ya que volvemos a casa como Sebastián, el cangrejo rojo de la Sirenita, o bien llevar la protección adecuada a nuestra piel, o sea, factor 60 o más, con lo que parece que llevamos una capa de arcilla por todo el cuerpo y con tanta protección, no nos ponemos morenos.

O sea, estamos condenados al blanco nuclear para siempre. Somos como los vampiros. De hecho, somos peor que los vampiros. Porque a los vampiros no les puede dar la luz del sol, pero tienen muchas ventajas: son rápidos, fuertes, vuelan, seducen, no necesitan comer... en cambio los blanquitos, como no salimos mucho no somos ni rápidos, ni fuertes, ni volamos, ni seducimos ni nada.

En fin, amigos y amigas, yo cada año sueño con que cambie la moda y lo de ser excesivamente pálido desbanque a lo de ponerse moreno en cuanto a gustos, pero me da que como lo de tostarse al sol es prácticamente una fiesta nacional va a ser complicado. Supongo que lo que nos queda es compranos un poster de una playa paradisiaca para nuestra habitación, colgar una hamaca de pared a pared y pasarnos el verano ivernando, que no deja de resultar irónico. Qué duda cabe.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?