Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 28 de Enero de 2020

Otras localidades

Sueños proféticos

La semana pasada hablamos de los sueños proféticos de una madrileña de tiempos de Felipe II, Lucrecia de León, que llegó a pronosticar la derrota de la Armada Invencible y la muerte de la esposa del rey. Pero se nos quedaron en el tintero otros sueños proféticos de la historia. Hoy es el momento de contarlos

Los sueños, un misterio en sí mismos

Todas las personas y los animales superiores sueñan. Los sueños nos llegan cuando estamos dormidos, aunque casi siempre olvidamos lo que soñamos. Como casi todo lo que rodea a la mente, los sueños son un gran enigma. Hay muchas hipótesis sobre su origen y utilidad, pero la ciencia no tiene aún una explicación completa sobre los sueños.

Tipos de sueños

Los hay que simplemente nos transportan a “otra realidad” más allá de la consciencia. Pero también hay, por ejemplo, sueños creativos, como en el caso de Goodyear y la vulcanización de caucho, los que tuvieron Stevenson y Mary Shelley al crear al doctor Jeckyll y mister Hyde y Frankenstein, respectivamente, o los proféticos, que son los que nos ocupan.

El sueño de Abraham Lincoln

Lincoln soñó que entraba en el cuarto oriental de la Casa Blanca y veía un cadáver amortajado y custodiado por varios soldados. Preguntó a un soldado quién había muerto y éste le respondió que el Presidente había sido asesinado; hecho que ocurrió el 14 de abril de 1865 de un disparo en la nuca.

El sueño de J. P. Morgan

El multimillonario americano, que adquirió la compañía de transatlánticos White Star Line, siempre viajaba en los viajes inaugurales de sus barcos. Eso iba a hacer en el flamante Titanic, pero soñó que el barco se hundía y él se ahogaba. No hizo el viaje, contraviniendo su costumbre y salvó la vida. 

El sueño de Albert Einstein

Einstein le confesó al poeta francés Paul Valery que la fórmula básica que revolucionaría más tarde la ciencia, y con la que posteriormente desarrolló la Teoría de la Relatividad, la soñó durante una siesta en el campo. Algunos creen que es mentira, porque esa idea germen pudo tenerla su primera esposa, Mileva Maric.

El sueño de Elisabeth Taylor

La famosa actriz tuvo un sueño premonitorio que la advirtió contra un viaje en avión de su tercer marido, el productor de cine y teatro Mike Todd. Éste se cumplió en 1958. Todd murió en su avión privado, que, por cierto, se llamaba Lucky Liz. También fallecieron el piloto, el copiloto y el guionista Art Cohn.

El sueño de Mark Twain

Este popular escritor estadounidense vio en sueño a su hermano Henry dentro de un ataúd metálico y sobre su pecho un ramo de flores blancas con una roja. Días después, el barco de vapor en el que navegaba Henry por el Mississippi se incendió y éste sufrió quemaduras que le provocaron la muerte. El ataúd y el ramo de rosas estaban dispuestos exactamente como él había soñado.

El sueño de Calpurnia, esposa de Julio César

La noche anterior al asesinato de César, su esposa soñó que lo alzaba en sus brazos, acuchillado y sangrante, así como con otros diversos signos de mal agüero acerca del complot de senadores, encabezado por Bruto, Casio y Casca, que acabó con su vida.

El sueño del emperador Constantino el Grande

Este emperador tuvo visiones en sueños en las que aparecía una gran cruz con unas letras que decían: “IN HOC SIGNO VINCES” (“Con este signo vencerás”). Parece que esto le estimuló para vencer a sus enemigos en la batalla y conseguir la conversión de los romanos a la fe cristiana.

Los sueños de John Lennon y Paul McCartney

John Lennon sonó con la melodía de “Imagine”. El ex compañero de Lennon en los Beatles, Paul McCartney, también dijo haber soñado con la canción “Yesterday”.

El sueño de Tartini

El compositor italiano Giuseppe Tartini soñó con Satanás interpretando una exquisita melodía que luego él tituló “El trino del diablo”. Quizá todo fue una invención suya, pero el caso es que la melodía contiene el llamado tritono, prohibido durante siglos por la Iglesia por considerarse un intervalo diabólico.

El sueño de Hitler

Adolf Hitler siempre sostuvo haber soñado con una fuerza que le hizo levantarse, durante la I Guerra Mundial, y abandonar la camarilla en que dormía junto a las trincheras. Segundos después, una granada de obús la destruyó y mató a todos sus compañeros. Sólo él sobrevivió. El hecho es histórico.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?