Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El plano de Teixeira

No hay mejor manera de conocer cómo ha evolucionado o crecido una ciudad que observando viejos planos. El caso de Teixeira, hecho en 1656, nos dice que el centro de la ciudad, la zona de los Austrias, prácticamente no ha cambiado nada. El trazado de las calles es el mismo y solo han cambiado los edificios

Cuando escribí mi primera novela histórica, El Retrato (Ediciones B 2009), en la que recreaba una historia acaecida durante el reinado de Felipe II a finales del siglo XVI, una de mis fuentes de información para conocer el Madrid de los Austrias fue el plano de Teixeira. Muchos madrileños lo conocerán porque es relativamente popular. Lo podemos ver en librerías, en ferias de libro antiguo. Se trata de uno de los mejores planos de la ciudad. Fue hecho en 1656 por el portugués Pedro Teixeira para Felipe IV. Es, por lo tanto, posterior al Felipe II, pero sabemos que el tazado de las calles de lo que hoy es la zona centro de Madrid, el Madrid de los Austrias, no ha cambiado prácticamente ni antes ni después de Teixeira.

Con todo detalle

Es cierto que debido a las desamortizaciones en el siglo XIX muchos grandes edificios han cambiado. Faltan iglesias, el propio Alcázar de los Austrias, hoy el Palacio Real de la Plaza de Oriente, etc. Sin embargo, el trazado de las calles es el mismo y muchos vecinos pueden ver cómo era su calle hace cuatro siglos, igual que lo es ahora. Solo han cambiado los edificios, más modernos, algunas calles son más anchas, pero el dibujo sobre el plano es el mismo. Ahí podemos ver con sus antiguos nombres, muchos idénticos a los de hoy, la Plaza Mayor, la Calle Mayor, la puerta del Sol, la plaza de la Paja… hasta completar una ventana casi mágica que nos acerca a cómo era Madrid hace cuatro siglos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?