Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

El Santo Grial está en Valencia

Así lo asegura, con un 99,9% de probabilidad, la doctora en Historia del Arte valenciana Ana Mafé, tras nuevas investigaciones

¿Es el cáliz de Valencia el mismo que utilizó Jesucristo en la Última Cena? ¿Acaba la búsqueda del Santo Grial, como muchos historiadores e investigadores creen, en Valencia? Así lo piensa también Ana Mafé, doctora en Historia del Arte por la Universitat de València, que ha presentado hace unos días su tesis según la cual es prácticamente concluyente que la reliquia que alberga la Catedral de Valencia es el auténtico Santo Grial.

Coincide esta investigación con la pujanza mediática que está obteniendo el Cáliz de León, el llamado Cáliz de doña Urraca. Ana Mafé puntualiza al respecto: “En mi investigación, la fuente primigenia es el propio objeto. En el caso del Cáliz de León, el estudio está fundamentado en documentos, y no en el propio objeto, que nos diría que esa es una copa romana hecha en el siglo II, y que además cuesta mucho pensar que en aquel tiempo pudiera estar en una mesa pésaj judía. Roma era el enemigo de los israelíes.”

La investigación de la doctora Mafé aporta nuevos datos a lo que ya se sabía desde los años 60, cuando el Dr. Beltrán, catedrático de Arqueología de la Universidad de Zaragoza, apuntó al Cáliz de Valencia como el auténtico Santo Grial. El doctor Beltrán, el arqueólogo más importante de España en aquella época, obtuvo permiso del Vaticano para investigar la copa, manipularla y desmontarla. Apunta Ana Mafé que “de aquel estudio se dedujo que nada en la arqueología podía negar la autenticidad de la copa. Solo le faltó definir el material del que estaba hecho y el tipo de copa que era. En los años 60 no existían los complejos programas de ingeniería que yo he podido utilizar para medir la volumetría del Cáliz de Valencia y definir su técnica constructiva. Se sabía que el Cáliz de Valencia se cinceló a martillo, cualidad necesaria para los objetos sagrados. El Cáliz de doña Urraca, sin embargo, está hecho a torno, técnica romana.”

De su investigación, Ana Mafé comprobó que la volumetría del Santo Cáliz de Valencia indicaba “una capacidad de dos revits y medio, una medida hebrea que indica que la copa, datada en la época de Herodes, se había hecho ad hoc, ex profeso. Viajé a Jerusalén con estos resultados y cuando hablé con el Dr. Yonatan Alder, uno de los investigadores que más objetos ha obtenido para el Museo de Jerusalén, me dijo que una copa como la que yo había estudiado no la tenían ellos, y me preguntó, vivamente interesado,… ¡de qué excavación la había obtenido!

Esta anécdota muestra hasta qué punto el Santo Cáliz que se custodia en la Catedral de Valencia es un auténtico desconocido: “Nuestro Santo Cáliz tiene poco más de cien años de exposición pública, desde que en 1916 fue expuesto en la Capilla, y apenas mes y medio desde que se sabe que esta es la única copa hebrea del segundo templo que existe en todo el mundo. Tras estas investigaciones, espero que Valencia se posicione adecuadamente en el circuito del patrimonio hebreo, esto colocaría a la ciudad en un lugar único. Pero no solo a la ciudad de Valencia, muchas poblaciones de la Comunidad Valenciana que entran en el Camino del Santo Grial podrían beneficiarse del auge del turismo religioso y el tremendo impacto que significaría potenciar al Cáliz de Valencia como el Santo Grial. Desgraciadamente, la gran ignorancia de muchos alcaldes y personas que vertebran temas relacionados con el turismo hace que estas cosas no se muevan. Este es un proyecto de futuro y una apuesta por la gente y la no despoblación”.

Por otro lado, paralelamente a la investigación de Ana Mafé, otro profesor, en este caso profesor de estadística aplicada de la Universitat Politècnica de València, Manuel Zarzo, profesor de estadística aplicada, ha publicado recientemente un estudio que aporta nuevos indicios sobre la autenticidad del Santo Cáliz de la catedral de València; “es decir, sobre la hipótesis de que este cáliz fuese el empleado por Jesús de Nazaret en la Última Cena; concretamente, la copa superior de ágata, pues la pieza intermedia y el pie son de época medieval”, explica Zarzo.

En su investigación, el profesor Zarzo ha realizado un descubrimiento que asegura ser “inédito”: una cita del Apocalipsis (capítulo 15, versículo 2) concuerda supuestamente con las características de la copa de ágata.

Se trata del siguiente versículo: «vi una especie de mar transparente veteado de fuego» (versión de la Biblia de Nuestro Pueblo). En lugar de “transparente”, una traducción más fiel al texto griego original sería decir “hialino”, término que significa traslúcido”, apunta Manuel Zarzo. Según explica el profesor de la UPV, el pueblo judío designaba con el nombre propio “Mar” a un enorme recipiente de bronce con forma semiesférica situado en el atrio del antiguo Templo de Jerusalén: “de este modo, la cita en cuestión del Apocalipsis podría interpretarse como un recipiente semiesférico traslúcido veteado de fuego”.

El investigador de la UPV señala que esta descripción se corresponde razonablemente con la copa de ágata del Santo Cáliz, pues tiene forma de “Mar” y “aunque no lo parezca, es bastante traslúcida y adquiere una tonalidad anaranjada cuando se ilumina desde el interior, con cierto parecido a una llama de fuego al distinguirse bandas en vertical de color pardo-rojizo alternadas con otras más claras”.

El profesor Zarzo también sugiere que algunos elementos de la orfebrería del Santo Cáliz podrían estar inspirados en el capítulo 4 del Apocalipsis. Es el caso de los cuatro aros en forma de rueda esgrafiados en la pieza intermedia del cáliz, justo debajo de la copa de ágata, que podrían simbolizar los tetramorfos mencionados en este libro de la Biblia. “Esta representación aparece ilustrada en diversos comentarios del Apocalipsis que circulaban por el norte de la Península en época medieval”, apunta Zarzo.

Por otra parte, este investigador sugiere que las 24 perlas en el pie del Santo Cáliz podrían simbolizar los 24 ancianos con vestiduras blancas y coronas de oro sentados alrededor del trono celestial que se describen en el texto bíblico.

En el estudio ha colaborado el Centro Español de Sindonología.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?