Últimas noticias Hemeroteca

Los gamberros refuerzan a Bauzá

Donde Bauzá pierde la razón es al asociar el reventamiento de los cristales de su farmacia con un acto reciente de Podemos ante el establecimiento

Si este comentario se permitiera un lenguaje desagradable, diríamos que hay que ser idiota para causar destrozos en la farmacia donde no trabaja José Ramón Bauzá.

La condena a la violencia se da por descontada, así que vamos a los efectos secundarios:

En primer lugar, la agresión consolida incluso electoralmente a Bauzá, según se desprende lícitamente de su vídeo de respuesta.

En segundo lugar, daña a los rivales políticos del farmacéutico militar, en el supuesto de que a los agresores le importe.

En tercer lugar, y disponiendo de un voto a asestar en la urna en diez días, quién demonios necesita un martillo.

Bauzá es uno de los políticos más satirizados de Balears, muy por encima de otros colegas que lo merecen igualmente, y ha sabido encajar los embates críticos contra sus ínfulas napoleónicas.

¿Para qué la violencia?

Donde Bauzá pierde la razón es al asociar el reventamiento de los cristales de su farmacia con un acto reciente de Podemos ante el establecimiento.

Los ciudadanos con minúscula tienen derecho a interesarse por un establecimiento de un Ciudadano con mayúscula al que pagan un millón de euros anuales sin que su titular haga acto de presencia.

Y además, hay un partido que odia a Bauzá más que Podemos. Se llama PP.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?