Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 29 de Enero de 2020

Otras localidades

Secreta esperanza

Carmen Luna

Mi padre enviudó siendo nosotras muy pequeñas.

Nunca conocí a mi madre.

Todas las mañanas cogía la marmita, cortaba un clavel rojo, me lo ponía en la boca e iba a la fuente.

En la aldea me conocían por “la aldeanita del clavel rojo” pero nadie sabía que ese clavel guardaba una secreta esperanza.

Aquel día el azul del cielo parecía diferente.

Llenando la marmita escuché la voz de una mujer.

-¡Leonor, niña!-dijo

Me giré. Temblorosa le tendí el el clavel, en ese instante desapareció.

Fue la primera y única vez que vi su rostro y que oí su voz

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?