Últimas noticias Hemeroteca

Visto para sentencia el juicio por coacciones contra dos gays en Fuenlabrada

Los insultos hacia ellos se produjeron al salir de un juicio por una presunta agresión

El caso ha quedado visto para sentencia en los Juzgados de Fuenlabrada. /

Esta mañana ha tenido lugar en los Juzgados de Fuenlabrada la vista por un delito de coacciones leves contra un joven de la ciudad que supuestamente insultó a dos jóvenes gays, que previamente le habían denunciado por agresión. Los denunciantes aseguran que al salir del juicio donde se iba a juzgar la agresión, y en el trayecto hacía RENFE, el acusado, presuntamente, les insultó llamándoles “sinvergüenzas, hijos de puta, maricones”, según ha contado a SER Madrid Sur Javier, uno de los afectados.

La acusación particular ha presentado un testigo que ha corroborado los hechos denunciados, aunque el acusado los ha negado en todos sus términos. Finalmente el abogado defensor ha pedido una multa de doce euros diarios durante seis meses y que se prolongue la orden de alejamiento contra el acusado. La Fiscalía ha corroborado esta petición, aunque pide una multa de seis euros.

Los hechos se remontan a julio de 2018 en la zona próxima a la estación de Fuenlabrada Central. Una pareja de homosexuales, de 37 y 23 años, denunció que sufrieron una agresión homófoba, presuntamente, recibiendo insultos como “maricones de mierda, hijos de puta, escoria”. El juicio por el caso, que se iba a realizar el 6 de noviembre, se suspendió ante un recurso de los denunciantes para pedir que se contemplase un delito de odio y no de lesiones leves. Fue justo a la salida de ese juicio, cuando los jóvenes denunciaron el nuevo incidente que supuso se dictara una orden de alejamiento. Aunque Javier, uno de los denunciantes, asegura no tener miedo, sí reconoce que todo esto “se ha convertido en una pesadilla”.

Además, estos días se ha conocido que se ha desestimado el recurso de los dos jóvenes para que la presunta agresión que recibieron se juzgara como delito de odio. El juez explica en su escrito que “no concurren los elementos del tipo penal del delito de odio, debiendo significarse que no toda expresión que contenga referencias a la condición sexual puede integrar un delito de odio”. Así mismo, se indica que el denunciado asegura que en el momento de los hechos los denunciantes se habían reído de él por un problema físico, cosa que niegan los dos jóvenes.

El juez establece que “del examen de las actuaciones y de los datos obrantes en el atestado policial no se desprenden indicios de que los hechos objeto de denuncia puedan constituir el delito de odio” contemplado en la Ley, “el cual precisa una lesión grave al bien jurídico protegido”. Por todo esto, asegura que lo ocurrido “indiciariamente podría ser constitutiva de un delito leve de lesiones y un delito leve de maltrato de obra”.

En el escrito se indica que un testigo, empleado de RENFE que presenció parte de lo ocurrido, dijo en su día no escuchar insultos referentes a la condición sexual de los denunciantes. El abogado defensor ha vuelto a interponer recurso a esta decisión, por lo que el juicio por la presunta agresión queda todavía pendiente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?