Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 16 de Julio de 2019

Otras localidades

Rupit, el pueblo más bonito de Barcelona

Esta población de piedra conserva todo su encanto medieval rodeada de las vistas espectaculares de las Guilleries, el Montseny y el Tavertet, en el valle del Collsacabra

PINCHA SOBRE LA FOTO PARA VOTAR. /

Aunque la ciudad de Barcelona se lleva la mayor parte de los miles de turistas que la visitan cada año, la provincia de Barcelona tiene múltiples lugares de costa y de montaña con la que maravillar al viajero más exigente. Poblaciones como Sitges, Mura, Bagà o Santa Coloma de Cervelló, con su pequeño tesoro gaudiniano, podrían optar a ser el pueblo más bonito de Barcelona. Pero la redacción de la web de Radio Barcelona nos hemos decantado por Rupit i Pruit, un pequeño pueblo de poco más de 300 habitantes en la comarca de Osona muy cercano a la comarca gerundense de La Garrotxa.

Rupit se encuentra en el valle o altiplano de Collsacabra, rodeado de riscos como el macizo de Les Guilleries, el Montseny o el Tavertet. Según la página web de su ayuntamiento “ofrece un equilibrio perfecto entre la grandiosidad geológica y la escala humana”. El origen del pueblo es el castillo del siglo X a cuyo alrededor se construyeron las primeras casas y donde nació el núcleo medieval que, con el paso del tiempo, fue ganando habitantes. A pesar de ello, la mayoría de las casas que se conservan hoy en día se construyeron entre los siglos XVI y XVII, época de mayor esplendor del pueblo. Aunque algunas de estas casas tienen 400 años de antigüedad, están extraordinariamente bien conservadas. La Ferreria, la Casa de l’Apotecari o la Notaria Soler son solo algunos de los ejemplos más destacados. Se puede callejear por la calle del Fossar, contemplar los restos del castillo medieval, la plaza de los Cavallers, la plaza Mayor y la iglesia de Sant Miquel.

En las afueras de Rupit está uno de sus símbolos: el puente colgante realizado en madera con una inscripción que nos advierte: “No està permès gronxar-se ni passar-hi més de 10 persones (No está permitido balancearse ni pasar más de 10 personas)”. El puente está sobre la riera de Rupit que, a lo largo de su curso, está jalonada de molinos, presentes en la población desde el siglo X. Llegaron a existir 12, pero algunos se perdieron a causa de una inundación en 1940.

Alrededor del núcleo de población existen numerosas masías y otros edificios de interés como la iglesia de Sant Joan de Fàbregues, la ermita de Santa Magdalena, la ermita de Sant Llorenç Dosmunts o el Santuario de Montdois, un edificio de enormes dimensiones que empezó a construirse en 1759 pero del que se tienen noticias de su culto a la Mare de Déu de Montdois desde 1263. Los amantes de las excursiones se encontrarán con unos parajes espectaculares, entre los que destacan el Salt de Sallent, el embalse de Sau o las Roques Encantades.

Google Maps

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de la localidad y es posible encontrar muchos restaurantes por la zona caracterizados por una cocina variada, casera y de montaña, donde destacan los embutidos de la comarca de Osona, especialmente el fuet, las setas, las carnes a la brasa de cordero, ternera o cerdo y las castañas.

Rupit fue independiente hasta 1977 cuando se unió a Pruit, pequeño núcleo situado a unos cuatro kilómetros donde destaca la iglesia de Sant Andreu.

Ajuntament de Rupit i Pruit

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?